Buscador

lunes, 26 de noviembre de 2012

Cristina Peri Rossi, RIP




R.I.P.Ese amor murió
sucumbió
está muerto
aniquilado fenecido
finiquitado
occiso perecido
obliterado
muerto
sepultado
entonces,
¿por qué late todavía?

La Psico Vi. Cristina Peri Rossi





La psico no toma notas
no graba no registra mis palabras
más que en su cabeza
–libra por las mañanas–
tiene una memoria prodigiosa
o es que oculta un micrófono
en alguna parte del despacho
de modo que en lugar de contarle mis penas
me pongo a mirar inquisitivamente alrededor
“¿Qué hace? “ me dice, un poco molesta
“No le tengo confianza”, le digo,
“No es posible que se acuerde perfectamente de lo que le he dicho hace seis meses, palabra por palabra”
“¿Por qué no?”
responde ella
entonces me pongo de pie y me marcho:
seguramente ha querido seducirme haciéndome creer
que posee una memoria prodigiosa
y yo no estoy para perder el tiempo con una histérica.

La musa rebelde. Cristina Peri Rossi





Hoy la musa ha amanecido reivindicativa

No sé qué me dice de su verdadera personalidad

de ser ella misma

de no querer ser otra

La musa está cansada

cuatro años en el escenario

han mermado su resistencia

Basta de disfraces

quiere ser auténtica

Le abro la ventana de los sueños

para que se vaya

Presiento que ha llegado el momento

de decir adiós

Ella se irá por la ventana

y en el suelo

como un vestido ajado

ya sin uso

la musa será sólo vacío

sólo ceniza

La habitación estará muy sola

y yo no tendré un cuerpo

al que vestir

ni un poema que escribir.

CHARLY!. Filosofía Barata y Zapatos de Goma.




FILOSOFÍA BARATA Y ZAPATOS DE GOMA

(Intro de la película La Mosca que Charly contaba en todos los conciertos.)

Alguna vez oíste hablar de la política de los insectos?
Bueno, yo tampoco
los insectos no tienen política
no compasión
no compromiso
yo era un insecto que soñaba que era un hombre
y lo amaba
pero ahora el sueño se terminó
y el insecto está despierto
te digo
andáte
Antes que te lastime


Conozco a un empleado que fue muerto de pena
enamorado de las sirenas.
El cine de mi barrio ya me mostró la escena
no vi tu alma y quería tus venas.
Y en este torbellino donde nada importa
me sentí aliado y te perdí
pero si vi tus ojos
y hasta comí la arena
Quise quedarme pero me fui

filosofía barata y zapatos de goma
ni esta mentira te hace feliz
quise quedarme cuando morí de pena
Quise quedarme pero me fui

Y en la terminal…
 y en la terminal
estoy descalzo y te espero a ti.
El ómnibus se ha ido
el amor se ha vencido
quise quedarme pero me fui.
Filosofía barata
y zapatos de goma
quizás es todo lo que te di.

viernes, 23 de noviembre de 2012

Martha Kornblith. Otro poema


Por eso dedicamos nuestros libros
a los muertos.
Porque tenemos la vana convicción
de que nos escuchan.
Nosotros, cómplices de oficios
menos inocentes,
creemos que seremos dioses
en otros mundos
porque pensamos que la felicidad
es la distancia del milagro
cuando soñamos con una palabra,
cuando vemos alzarse los aviones.

Por eso me volví poeta

porque pasa lento el tiempo en soledad.

¿No es apenas un peligroso instante

lo que sostiene nuestra cordura?

¿No depende la locura de nuestra única, frágil, cuerda?

¿No pende ella de un solo término,

del preciso término aquel

que nos salva

o nos condena?

Tanga feroz. Nicolás Igarzabal





Esa noche de agosto
salimos
comimos
cogimos
y leímos
a juan gelman

vos tenías puesta
tu tanga feroz
-mi preferida-
la roja y blanca
la del escudito de river
con la frase
dale campeón, dale campeón

metía primera
y doblaba en tus curvas
me sentía fuerte:
era el iceberg
que hundió al titanic
la muralla china
el muro de berlín
con los nazis
bailándome encima
una chacarera

había más manoseo
que en un corner
éramos vino y sandía,
una combinación letal

rechinaban
los resortes de tu cama
me enroscaba en tu cuello
como un collar isabelino

estabas adentro mío
en mi ventrículo derecho
sístole & diástole
bombeando sangre
a borbotones

escuchábamos los redondos
y vos me decías al oído
que juguetes perdidos
era el himno nacional argentino
y te ponías la mano en el pecho
-sobre el corazón-
para cantarla mejor

ronroneamos
toda la noche
hasta que me contaste
que te ibas a madrid
con una amiga
a probar suerte
y que no sabías
cuando volvías

ahí nomás
me pegaste
un código de barras
en la frente
y me despachaste
como valija de aeropuerto

me diste una raspadita
de esas que frotás
con la llave del auto
que decía:
seguí participando

los días siguientes
fueron de terror:
me mordía mi propia cola
me enrollaba solo
como un bicho bolita
y cada tanto me ahorcaba
con mi cordón umbilical,
anduve encallado
con várices en el alma
y el ego bajo fianza

tenía una laguna en la cabeza
la de chascomús
y la de mar chiquita,
era una pelopincho
llena de cloro
que perdía agua
por todos lados

no me animé a ir a despedirte
a ezeiza
a verte subir
de espaldas
por la escalera mecánica
por última vez

pero esa misma noche
fui a la cancha
y aunque los bosteros
nos ganaron el superclásico
con dos goles del chelo delgado
-no me importó-
yo me la pasé cantando:
dale campeón, dale campeón

Nicolás Igarzábal

Nicolas Igarzabal II




Y cuando llegué a casa,
mi gato escuchaba a Tom Waits,
sentado en el living,
mientras se tomaba un Jack Daniel's,
y me recriminaba que estaba podrido
de comer todos los días lo mismo.

Venía de putañear por los tejados
y me ordenó que me fuera a dormir,
que estaba muy quemado ya,
a esas horas de la noche.

Hoy me desperté
y me di cuenta
que debieron haber sido
alucinaciones mías
porque los gatos
-obviamente-
sólo toman Johnnie Walker.
Nicolás Igarzábal

Nicolás Igarzabal



Te voy a buscar y te voy a encontrar
en esos bares sucios
Donde te sueles ocultar.





Toda la resaca del mundo
y vos
acostada en mi cama
del lado derecho
con el velador prendido
leyendo a Caicedo
en bombacha
y corpiño.

¡Qué viva la música!

Y el amor,
sobre todo el amor.





22 poetas suicidas

Esta es una lista de 22 poetas suicidas.
Suicidio literario.

"...Bájame la lámpara un poco más
déjame que duerma nodriza en paz
y si llama él no le digas que estoy
dile que Alfonsina no vuelve.."

Alfonsina y el Mar.





1. Thomas Chatterton
Se envenenó con arsénico en Londres.

"Existir es no estar
pero que alguien te nombre"



2. Karoline Gunderode
Se clavó un cuchillo (que siempre llevaba con ella) en el corazón y se lanzó al Rhin.

"Derrota a tu naufragio
y olvida ya esta nave
que ni precio será con unos años."




3. Heinrich Von Kleist
Se dispara un tiro en la boca luego de dispararle a su pareja.

"Sonríe mientras el arma apunta 
tus últimas ideas en su pólvora...
Y espérame un minuto antes de irte."


4. José Asunción Silva 
Le hace dibujar a su médico un corazón. Se dispara un tiro en el pecho.

"No soy buen tirador
Usted me entiende"


5. Georg Trakl
Una sobredosis voluntaria de cocaína le ocasiona la muerte.

"No he vivido y lo se...
tan solo he muerto."


6. Sergei Esenin 
Se ahorca en el hotel Angleterre después de escribir varios versos con su sangre.

"otra vez el espejo
para qué quiero conciencia."


7. Jacques Rigaut 
Se dispara un tiro en el corazón. Además fundó la "Agencia General del Suicidio".

"La autodestrucción como acto de fe...
Como negocio, en fin, seguro y cierto.
Se admiten asociados...
O accionistas solventes sin escrúpulos."


8. Ramos Sucre
Poeta venezolano, muere en Ginebra luego de pasar cuatro días en agonía tras ingerir barbitúricos el día de sus cuarenta años.

"Y esta soledad única, indescifrable y nítida de segundos eternos
que reclama descanso aunque sea final."


9. Vachel Lindsay
Poeta americano. Muere tras ingerir desinfectante doméstico.

"No hay ni siquiera un veneno accesible
que llevarme a la boca"


9. Hart Crane
Se arroja al Atlántico desde la cubierta de un buque en el Golfo de México.

"En la borda, el sabor a salitre
me llama a ser océano."


10. Alfonsina Storni
Se interna en el Atlántico en  Mar del Plata
"Por veces te propuse viajes absurdos."


11. Cesare Pavese
Ingiere dieciséis envases de somnífero.

"Sólo pide la muerte
urgente y necesaria
para dejar de ser
la peste de sí mismo."


12. Sylvia Plath
Abre la llave del gas y mete la cabeza en el horno.

"Quizás cuando nos encontramos deseando todo, 
es porque estamos peligrosamente cerca de no desear nada."


13. Violeta Parra
Luego de varios intentos fallidos, se suicida en La Carpa de La Reina con un disparo a los 49 años.

"Gracias a la vida
que me ha dado tanto..."

14. Paul Celan
Se arroja al Sena en 1970

"¿Quién dice que se nos murió todo cuando se nos quebraron los ojos?"


15. Alejandra Pizarnik
Ingiere 50 pastillas de barbitúrico (seconal). Muere en Buenos Aires.


"En el eco de mis muertes
aún hay miedo.
¿Sabes tú del miedo?
Sé del miedo cuando digo mi nombre."


16. Anne Sexton
Muere por inhalación de anhídrido carbónico adentro del auto.

"…y un poco de este anhídrido carbónico que bien dosificado te hace dormir tranquila para no despertar de nuevo al tedio de los días."


17. Paula Sinos

El maquinista de FEVE cubría la ruta Bilbao-Portugalete
El maquinista del trén dijo: “Vi un bulto a lo lejos… creí que era un perro…  Pité, pité, pité y la mujer no se apartaba...Estaba arrodilada, esperándome de frente. Frené pero era tarde… jamás olvidaré su rostro…”:

El único verso de su poema estorbo es sencillamente perfecto.

"Estorbo
Siempre puedes pensar que fue el tren
el que se arrojó a ti."


18. Miyó Vestrini
La encontraron flotando en su bañera, luego de tomarse una dosis de calmantes.
El cuerpo vestido y calzado reposaba en la bañera-dice su biógrafa-. El agua le rebasaba. Flotando hallaron una estampa de San Judas Tadeo. En el tocadiscos un long play de Rocío Durcal. Afuera, encima de la mesa, estaban dos notas. Un borrador del aviso que le había dejado a su hijo Ernesto y otra en la que se podía leer la última plegaria de Miyó: "Señor ahora ya no molestaré más, los dejaré ser felices". 
"El primer suicidio es único.
Siempre te preguntan si fue un accidente
o un firme propósito de morir."


19. María Emilia Cornejo
Se suicidó a los 23 años en 1972 con una sobredosis de pastillas.

"Soy la mujer que lo castró 
Con infinitos gestos de ternura 
Y gemidos falsos en la cama 
Soy la muchacha mala de la historia."

20. Ingeborg Bachmann
Se quemó viva prendiéndole fuego a su cama

"Y he elegido a la muerte para todas las confesiones..."


21. Gabriel Ferrater
Anuncia a los 30 años que no cumpliría jamás los 51. Justo antes de cumplir cincuenta años, se ató una bolsa de plástico a la cabeza y murió.

 "Una de aquellas voces que jamás quisiéramos 
escuchar en nosotros, va diciendo 
que gasté demasiado a causa de ella."


22. Martha Kornblith

Nació en Perú pero siendo una niña se muda a Caracas, Venezuela. 
Le diagnostican esquizofrenia en su adolescencia. 
En 1997 se suicida arrojándose al vacío desde el 5to piso. 
Fue lectora obsesiva de la poesía de Sylvia Plath, Anne Sexton y Alejandra Pizarnik.


"Suicidarme se ha convertido en mi divertimiento, 
mi vocación: hace días, tomé quince fármacos y lo llamé para decirle
que era la única forma de lograr que me atendiera. 
Así soy yo (manipuladora)."

jueves, 22 de noviembre de 2012

Darío Jaramillo Agudelo


Comienzo con mi parte favorita:

"...Sus biógrafos resaltarán su heroísmo
y él desde su tumba
pedirá que barajen y repartan de nuevo."


Biografía.

Rasgunos, limaduras de piel,
instantes que permanecen porque dejaron cicatrices,
tal es la vida que puede contarse de aquel hombre.
Él fue feliz, sólo él lo supo,
lo supo a su manera
-buena la digestión, mejor el sueno-,
pero estuvo donde estalló la pólvora,
practicó deportes rudos,
dejó a su corazón endurecerse
y su biografía se cuenta por heridas que disfrazan la dicha.
No amó, sobra advertirlo
-dije que fue feliz-,
pero acumuló afectos y lealtades,
inesperados cómplices que acudían a él con un chasquido,
mujeres dispuestas a morir por él
(con él no vivirían):
sólo una noche, una temporada cuando más
con este soldado que no sufre
o que sabe sufrir,
no demasiado tiempo con este solitario,
con este sobreviviente.
Sus biógrafos resaltarán su heroísmo
y él desde su tumba
pedirá que barajen y repartan de nuevo.


No soy feliz y,
sin embargo, bastas.


-René Char





Pero no olvides, especialmente entonces,
cuando llegue el amor y te calcine,
que primero y siempre está tu soledad
y luego nada
y después, si ha de llegar, está el amor.


-Fragmento.
Darío Jaramillo Agudelo.



Vida complicada, circunstancias, esperas
de muertes, de vidas, de extranos,
vidas que coinciden, empiezan, acaban, se aburren,
se caen, se levantan, se quedan en el suelo para evitar caer de nuevo.
Vidas que son el antónimo de muerte, muertes que son el sinónimo de vida.



...¿Qué orden tiene el tiempo
en este vericueto que te dictas
para negarte ahora?
Para decir que es nada lo que vas recordando,
con las palabras matas la parte de tu vida
que tú no quieres
que contigo muera.

-Fragmento de De la nostalgia, 4
Darío Jaramillo Agudelo

Arte poética otra. Darío Jaramillo Agudelo





Uno a veces se vuelve trascendental en el poema
y  se pone lo suficientemente triste
como para responder al acento lírico,
a la altura de los tiempos
o -qué se yo-
al tácito pedido de una amiga.
En esos momentos quiere uno averiguar
el-sentido-de-la-vida,
en esos momentos, claro,
la muerte te preocupa demasiado
y hay que ver las que pasas
tratando de evitar cacofonías.
Es duro ser poeta
y no hablar de fútbol
y preocuparse de que nadie se entere
de que uno lee comics
que adora la música de Radio Reloj.
Es dura esa vaina de ser poeta;
encontrar un buen epígrafe
no es tarea fácil para aprendices.
Es duro ser poeta,
aunque era más difícil antes
cuando los versos tenían rima
y no había estado Lucy in the Sky with Diamonds.





Ester García Camps

Yo a esta mina la amo!
Ester García Camps









Escribir la palabra revolución,
(así, en minúsculas)
y fingir que has dejado de creerte tus mentiras.

vivir sin prisas y con todas las pausas
que caben en una cajetilla de cigarros.

pensar que ya nos quedará tiempo para hundirnos
porque, en realidad,
sabes que caer
es la forma más sincera de volar.

Aunque luego todo se reduzca a una nota de suicida
en la que pone:

“Lo intenté y caí y, aun así, vosotros nunca llegaréis tan alto”.
comprender que el fondo lo han tocado
tipos como tú,
que lucen sueños como los tuyos,


y es una lástima.
redundar en la palabra hoy cada vez que se te tuerce el día
y no hay esquinas por las que escaparse,
o poner cara de jaque
si el espejo te juega una mala pasada

y vas de mano.
es todo como intentar comprender
esa absurda manía de la gente
de pensar que los fines son siempre
principios de algo

o que lo mejor está por venir
y lo cierto es,
que se fue hace tiempo.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Alejandra Correa





 



Somos tres sobre la tierra
                                      vos,
                                           yo
                                              y la muerte de todos los pájaros








Alejandra Correa

Me chupo el dedo. Joaquín Sabina




 
Joaquín Sabina y Benja Prado en Praga






No amortaja la tinta el alfabeto

sino la caja encinta de Pandora,

abona mi locura un chip inquieto,

me apoltrona la usura de la aurora.

Duermo al toque de centinela alerta,
nado sin agua, como entre bebidas,
cambio la cerradura de la puerta
del sol de las desiertas avenidas.
Me destroza el charol de los zapatos,
saco la lengua en los autorretratos
que esboza a mis espaldas el otoño.
Se me saltan las lágrimas de risa,
ruedo despacio porque tengo prisa,
me chupo el dedo porque sabe a coño.

Belén Reyes. Poema



Por supuesto que es posible
pegarse un tiro,
volverse loco
olvidar de golpe al ser amado.
Arrancarse el alma,
vivir muerto,
follar por follar.
Beber con asco
Es posible todo y no hay límites
descojonarse de risa en un entierro
criticar a la familia en un bautizo
casarse porque el chico es muy muy majo.
Es posible que la vena pida a gritos
otro pinchazo más,
otro milagro.

Es posible meterse a puta un día
para comprarle al hijo unos zapatos (yo le quitaría esta frase)
Es posible matar en circunstancias...

Asfixiarse en un beso,
rezar acariciando al cuerpo amado.
Es posible todo y no hay límites.


Lo imposible es que haya gente que
Aún merienda
su mentira de pan con mermelada,
su leche calentita y sus dos valium.

Errabundeo. Concha García


"...Te vi fumabas unos chinos en Madrid
no hacías otra cosa que escribir
y yo simplemente te vi..."

Pasaron muchas cosas. Pasó un autobús,
un hombre sin manos. Un vendedor, un espacio
de tiempo, un escaparate de peines,
un semáforo aturdidor, un lapso de ansia,
un pasajero sin billete, un hotel donde puse
la mirada, una habitación desolada,
unas ganas de fumar infinitas, pasó
un ser del futuro, un significante onírico,
y la vendedora.
Pasó tu pelo.

Doce o mas




Doce o trece horas de amor desmedido
y nada más
              lo juro
                        N A D A
                                    M A S.

Escandar Algeet








Y gritas como si ningún silencio
esuviera a la altura de nuestras circunstancias,
y me dices "haz lo que te de la gana, pero a mi",
incluso ahí se me escapan los te quiero
como suspiros que no puedo retener por más tiempo en la boca.
Es cierto: hacer el amor es sólo una forma de follar.
Pero contigo son todas.

martes, 20 de noviembre de 2012

Anécdotas de Borges

Facundo Cabral:

Cuando le pregunté a Borges porqué no había libros suyos en su biblioteca, me dijo: porque sigo teniendo el hábito de la buena lectura.
Cuando le pregunte qué le había parecido Arreola, que acababa de visitarlo, me dijo: es un verdadero caballero, me dejó dos o tres silencios.
Cuando le pregunté por Cien años de soledad, que le habían leído, me dijo: los primeros cincuenta años son memorables...
Al verme asombrado por su presencia en mi concierto, Ray Bradbury me dijo: me asombra que se asombre de encontrar un Bradbury viniendo de un país que tiene un Borges que es asombroso.






María Kodama (Viuda de Borges):

Cuando era muy joven tomaba vino. Hasta que un día, en una reunión, escuchó a un amigo del padre que decía: "¡Qué lástima! Si Jorge sigue así va a terminar borracho perdido". Desde ese día dejó de beber.

María Kodama y Jorge Luis Borges. Foto: Colección privada de María Kodama
  De paseo en México.
Nunca más bebió hasta que empezó a dar las conferencias. Entonces bebía un guindado o un vasito de caña para poder hablar, porque era muy tímido. Me angustiaba mucho, pero nunca se lo dije, porque él era tartamudo y se había corregido, pero cuando estaba cansado, si bebía la copita de vino, tenía como dificultad para arrancar. Yo sufría en la platea. Seguramente él también se había dado cuenta.
Recuerdo que un día, caminando, me dijo la conferencia que iba a dar. Y de pronto se paró y comentó: "Pero he dado la conferencia...        
Entonces, quiere decir que puedo decirla sin tomar el vino". Me pidió que le dijera dónde iba a estar sentada: "Doy la conferencia para usted". Y no tomó nunca más.


Le encantaban los Rolling Stones, decía que tenían una fuerza increíble. Un día estábamos en el hotel Palace de Madrid, esperando a que vinieran a buscarnos para cenar, y veo que viene Mick Jagger. Se arrodilla, le agarra la mano a Borges y le dice: "Maestro, yo lo admiro".
Borges, un poco asombrado, no lo veía, dice: "¿Y usted quién es, señor?". Y él responde: "Soy Mick Jagger". Borges dice: "Ah, uno de los Rolling Stones". Mick Jagger casi se desmaya y pregunta: "¿Cómo maestro, usted me conoce?". Y Borges dice: "Sí, gracias a María". Yo le había contado a Borges que en una película que se llama "Performance" aparece una gran foto de Borges y creo que Mick Jagger leyendo a Borges.

Para leer la entrevista completa a María Kodama: http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/misc/newsid_7613000/7613662.stm



María Kodama y Jorge Luis Borges. Foto: Colección privada de María Kodama

Hector Bianciotti :
A Borge le incomodaban los halagos de la gente: Una de sus tantas salidas ocurre en París, en un estudio de televisión.

-"¿Usted se da cuenta de que es uno de los grandes escritores del siglo?", lo interrogan.

-"Es que este", _evalúa Borges, "ha sido un siglo muy mediocre".




A principios de la década de los setenta, el escritor y psicoanalista Germán García invita a la Argentina a Daniel Sibony, matemático y psicoanalista francés. Sibony quiere co-nocer a Borges. Al encontrarse, el francés le pregunta en qué idioma desea hablar. "Hablemos en francés", propone Borges, y justifica: "Dicen que la lengua francesa es tan perfecta que no necesita escritores. A la inversa, dicen que el castellano es una len-gua que se desespera de su propia debilidad y necesita producir cada tanto un Góngora, un Quevedo, un Cervantes".

Jorge Luis Borges y Enesto Sábato




Roma, 1981. Conferencia de prensa en un hotel de la Via Veneto. Además de periodistas, están presentes Bernardo Bertolucci y Franco María Ricci. Borges, inspirado, destila ingenio. Llega la última pregunta. "¿A qué atribuye que todavía no le hayan otorgado el Premio Nobel de Literatura?"- "A la sabiduría sueca".




Peronismo:

En Maipú y Tucumán, un grupo de adictos a Isabel Perón descubre a Borges y lo sigue unos metros, insultándolo. Al ingresar en su casa, un periodista le pregunta cómo se siente. "Medio desorientado - manifiesta - Se me acercó una mujer vociferando: ¡Inculto! ¡Ignorante! "

Borges y un escritor joven debatiendo sobre literatura y otros temas. El escritor joven le dice: "Y bueno, en política no vamos a estar de acuerdo, maestro, porque yo soy peronista". Borges contestò: "Cómo que no? Yo tambièn soy ciego".




En un café de Buenos Aires, Estela Canto, ex pareja de Borges y poseedora del manuscrito de "El Aleph"(cuento que,además,le está dedicado), le confiesa al escritor que piensa vender ese original. Borges no se opone. "Pero voy a esperar a que te mueras -agrega ella- para que valga más."Herido, Borges responde con una frase ambigua:
"Si yo fuera un caballero, en este momento iría al baño y se escucharía un tiro..."




 

La noche es más que un elevado números de horas sin luz. Sonia Fides


"...Se nos pasó la noche entre el whisky y la coca
se nos pasó
pero aún sabíamos reir..."

"...Luego me abrió su boca
como la libertad..."

                                                            Fito Páez



Para ti, que nunca imaginarás la importancia de tu carne invisible en mis poemas
No siempre se hace de día cuando sale el sol,
la noche es mucho más que un elevado número
de horas sin luz,
es el salvoconducto de aquellos que se niegan a crecer
porque saben cómo duele la piel cuando se estira.
SONIA FIDES

Luis Alberto de Cuenca. Necrofilia 1983.








El fantasma

Cómeme y, con mi cuerpo en tu boca,
hazte mucho más grande
o infinitamente más pequeña.
Envuélveme en tu pecho.
Bésame.
Pero nunca me digas la verdad.
Nunca me digas: «Estoy muerta.
no abrazas más que un sueño»


Jorge Riechmann

Figuración de ti
"Te amo. Pero ya no sé
lo que es eso, un amor"
Heiner Müller


La eternidad dura unos tres años, de los diecisiete a los veinte
aproximadamente.

Tiene el espesor agrio de una lámina de vino tinto.

Tiene la consistencia de tus muslos de estío bajo la falda tenue y
larguísima que nunca te levantaré.

La eternidad. Un lugar sin sabiduría y anterior nostalgia de ella.

Hay luz filtrada por ramas de un verde restallante en el Parque
del Buen Retiro, luz adolescente que se quiebra inverosímilmente
sobre tu blusa.

Casi me da pudor decir que sólo te acaricio los pechos una vez.
Frescas ensoñaciones interminables en el jardín de la torpeza.

Las puertas sí que son algo irreversible: duros núcleos expectantes
aristas insomnes, una condensación exagerada de tragedia.

Pero la memoria ha desaprendido el llanto de manera radical.
Me besas tú por primera vez, en un teatro donde no hay otra cosa
-espectadores incluidos, desde luego- que terciopelo rojo.

Para besar tienes que sumergirte. (Yo no lo comprendo.)

Una banda negra alrededor de tu cuello. En esa tibia frontera sí
que podría abrevar el crepúsculo. En lugar de eso se te echa en
el regazo y, como si nunca hubiera hecho otra cosa, no para un
instante de ronronear.

Creo que puedo enseñarte algo y me engaño. Crees que puedes
enseñarme algo y te engañas.

Celos atroces, obscenos, inconfesables, de los chicos del laboratorio
de fotografía.

Para lograr conciliar el sueño tengo que masturbamte (de fijo más de
mil veces) pensando en ti.

La eternidad se adensa en la sala del Cinestudio Griffith de San Pol de Mar.

La eternidad no acaba de tomarme en serio.

Hace bien en no hacerlo

lunes, 19 de noviembre de 2012

Lilian Elphick. Final Feliz

Nos amamos desde el lugar de las palabras;

el deseo era una escritura que iba y venía,
ataviada de un presente compacto.

Nos amamos con furia,
siempre indagando en la perversión que tiene toda historia ficticia.

Nos buscamos en libros y cartas;
fuimos el papel y la tinta, unidos por ojos que nos leyeron.

Por eso lo maté:
para amarnos más, y eternizar el mejor de los finales.

Rosario Castellanos. El Despojo

Gracias @TroyasGarden, bonito cover.
Yo te di el cuerpo y con él la tentación... Mi vicio 'sho' lo elegí
Me arrebataron la razón del mundo

y me dijeron: gasta tus años componiendo

este rompecabezas sin sentido.



No hay más. Un acto es una estatua rota.

Una palabra es sólo

la imagen deformada en un espejo.



¿Qué vas a amar? ¿Un cuerpo que se pudre

—ese pantano lento en que te ahogas—

o un alma que no existe?



¿Qué puedes esperar? El tiempo es lo continuo

y si dices “mañana” mientes, pues dices “hoy”.



Ni siquiera se muere. Algo muy leve cambia

y sigues, dura, en piedra; creciendo en vegetal

y otra vez despertando en lo que eras.



Otra vez. Otra vez.



Me dijeron: no busques. Nada se te ha perdido.



Y los vi desde lejos

ocultar lo que roban y reír.