Buscador

jueves, 26 de diciembre de 2013

Sobre la muerte y sus recuerdos





Cuando ella murió
pude recordar con exactitud sus manos
las venas brotadas y sus pecas
casi podía contar los pliegues de su piel
cuando se frotaba la crema de una mano a otra
antes de salir.
Cuando ella se perdió
recordé con inimaginable certeza
las cicatrices en su pata aplastada
su única uña negra en la pata frontal derecha
y el remolino de pelo que se le hace en el cuello.
Cuando yo morí
solo pude recordar el miedo que le tenía
a los canales de Amsterdam
y el sentir del viento helado en mis pies descalzos
al borde de sus puentes.
Las pérdidas y la lucidez
de los detalles de quienes se van
son balas de guerra destinadas a matar
a los que quedan.





CR

lunes, 23 de diciembre de 2013

Poema de Patricia González




Si vestidos ya no nos reímos
desnudarnos no tiene gracia.

Un poema de Patricia González, Claridad

Me encantan los últimos dos versos de este poema.

C.




En cuarentena,
dedico mi energía a deprimirme
pido un beso más,
me asqueo,
¿cuánto me falta para ser joven?
Me lastimo,
no entendés mi boca de jarro,
no perdono tu exhibicionismo al pedo.
Termina el ataque,
sé por qué no te pude hacer feliz,
te alcanzaba con mucho menos que una mujer libre.

Un poema de Mira González, En sitios públicos te sientas o te quedas parado tranquilamente

Nota: Esta no es una traducción oficial



En sitios públicos te sientas o te quedas parado tranquilamente

intentas no atraer la atención hacia ti mismo
eres considerado y educado en situaciones sociales
escondes ciertas opiniones y expresas algunas otras
quieres que la gente te perciba como una persona afable
cualquiera puede disfrutar tu compañía por un
 pequeño período de tiempo
 permites que las personas proyecten cualidades atractivas sobre ti
por esta razón se relacionan contigo
por unas pocas semanas, meses, un año o dos
tomas drogas porque te hacen sentir diferente
las benzodiazepinas te hacen sentir distante, afectuosa
como si tus opiniones y deseos existieran independientemente de ti
las anfetaminas te hacen sentir más delgada, más sociable
Te sientes igualmente interesada por las experiencias con resultados extremadamente positivos
o extremadamente negativos
las personas atractivas físicamente no te atraen
te atraen las personas según su habilidad para cambiar las cosas
tu percepción de la realidad, las formas en las que le asignas significado
a tus memorias
te interesan las personas que, cuando las pienses en unos a
ños a partir de ahora,
te harán recordar ciertas, específicas, emociones paralizantes.




Un poema de Mira Gonzalez, Hoy mi alarma se apagó a las 12:30 pm

Una vez más es mi traducción y no es oficial

Kusjes!

C.




Hoy mi alarma se apagó a las 12:30 pm

Me quedé en la cama cerca de una hora
revisé mi móvil
me sentía ligeramente ansiosa por nada en particular
bajé las escaleras y vertí café en una jarra
le pregunté a una persona en la Internet si debía tomar drogas
tomé drogas antes de que la persona tuviera tiempo de responder


Me siento alienada por la gente que expresa preocupación por mí sin
definir su preocupación en términos de una específica solución o meta
no siento consuelo en la idea de una vida después de la muerte
no quiero seguir experimentando cosas después de morir
quiero que alguien hale mi pelo porque me gusta la idea de alguien
controlando mi cabeza sin tocar mi cabeza

cuál es la diferencia entre ser una persona independiente
y ser una persona que está aceptando la soledad

Un poema de Mira Gonzalez, son las 10 am y yo tomo café en una jarra

A Mira la he leido esta semana gracias a las fotos de su libro de poemas que me ha enviado @misanthrrrope. Gracias!!
Es fantástica, aturdida, triste y sobre todo poeta.
La traducción del poema no es oficial, es una traducción hecha por mí.

Kusjes!




Son las 10 a.m. y yo tomo café en una jarra

Estoy estacionada enfrente de la calle de un cementerio en un estacionamiento de dos horas
Me sentaré aquí por una hora y luego pagaré el parquímetro y me sentaré por una
hora adicional
en mi auto, las cosas parecen estar bien
afuera, una transacción de drogas está ocurriendo
yo solo me siento cómoda en sitios cerrados
lo que es distinto a la claustrofobia
'agorafobia es un desorden de ansiedad
caracterizado por la ansiedad en situaciones donde
quien lo sufre percibe el entorno
como algo difícil o vergonzoso de escapar'
la Internet dice que pueden prescribirte Xanax para eso
todo lo que alguien ha sentido alguna vez
es una variación de 'triste' o 'feliz' o 'enojado'
todos sienten las mismas cosas una y otra vez. 



Desasosiego, Poema de Pedro Andreu

Ya saben que me encanta Andre, les posteo otro poema.
Kusjes!

C.

Audrey Hepburn



Mi vida está cansada de vivirme.
Está harta de caminar descalza por la playa
sin nada que hacer, tirando piedras
a la ciudad del fondo, trepándose sin ganas
a las vértebras hundidas de la tarde.
Mi vida, mi vida, mi perezosa
vida de estar por casa en zapatillas,
hecha de días torpes y noches inyectadas.

Es como si me pegaran- a veces-
con mi vida en la boca.
Y ya no tengo fuerzas para encajar más golpes.



A la manera de Ángel González y Garcilaso de la Vega, poema de Pedro Andreu

Audrey Hepburn


Si yo fuese Dios, si pudiese, si supiese
el secreto primero de la vida, si me dejaran:
te crearía tal cual eres: tu misma risa
que me tiembla aquí adentro, tus tobillos,
tu forma de mirarme, de jugar con el puzzle
de tristezas que forman mi pasado, tu boca
que esparce, Laura, en aire asalvajado
epidemias de besos como pájaros, que desordena
el caos que llevo dentro por no querer
amarte, y sin embargo..., mira, me desarmas.
Si yo fuese Dios...¡Qué carajo! Prefiero
apenas ser un hombre, saber que existe el fuego,
que vos podéis quemarme, que vos tenéis
la hoguera, que por vos debo arder,
que tú a mí
me quemas.



Fragmento Marguerite Duras




Yo, como tú, he intentado con todas mis fuerzas combatir el olvido.
Como tú, he olvidado.
Como tú, he querido tener una memoria inconsolable, una memoria de
sombras y de piedra. He luchado todos los días, con todas mis fuerzas,
contra el horror de no comprender del todo el por qué del recordar.


-Marguerite Duras (Hiroshima mon amour)

domingo, 22 de diciembre de 2013

Tumblr.com





I’m the patient 
And you’re the one who died
in this story.


CR

Le conocí en un café tomando té

Este es el primer cuento que publico y @Misanthrrrope me prestó su voz.

Tumblr.com


Le conocí en un café tomando té, tenía cara de psicótico pervertido, llevaba varios días sin afeitarse
y una cara de loco que solo tenemos los desequilibrados cuando hacemos el esfuerzo de esconderlo.
Me senté en una mesa cercana y no podía parar de mirarlo; tenía cara de escritor
y aunque resultó ser ingeniero, sí escribía.
Eso lo supe luego cuando me invitó a un trago a las diez de la manana en su piso; yo reí y él me dijo que yo lo estaba mirando tanto que decidió invitarme, le pregunté si me invitaba para luego proponerme grabar una porno al estilo BangBus y entonces rió con completa sinceridad
no sabía qué era BangBus. Fuimos a su piso que quedaba cerca, tenía un perro tierno que me mojó la mano con su baba y luego se sentó sobre mis piernas. Él me preparó un gintonic y yo le dije que esperaba algo más suave, como un vino blanco y él con la mano extendida, el vaso en la mano
y de pie me dijo incrédulo que era lo mismo y agitó el vaso en un ademán de obligarme a aceptarlo
y se reía, en general reía mucho. Tomé el vaso y me quité las botas, subí los pies al sofá y rodeé mis piernas con mis brazos. Le pregunté si escribía, me dijo que sí. Le pedí             que me contara una historia y río de nuevo. Se sentó con su gintonic en la mano y cara de quien acaba de drogarse en el cuarto de bano.  - Ok, te contaré una historia- me dijo, mientras de un sorbo se tomaba el gintonic.


Esa manana desperté como todas las mananas; no sentí nada especial, no tuve ninguna senal mística, no tuve ganas de escribir algo que luego jugaría las veces de premonición; fue simplemente una manana de muchas. Bajé al mismo café de hace un rato, pedí un té negro cargado, como casi siempre - soy un hombre de costumbres si hablamos de té- me senté en la misma esquina de siempre y la vi: pálida, de labios gruesos, rojos por el frío, agrietados, a punto de reventar. Pensé en los labios de su cono, pensé que debían verse tan rojos e inflamados como los labios de su rostro y tuve una erección. Una erección limpia de las que solo inauguran malas intenciones. Ella leía el periódico y agarraba una taza con sus dos manos, el humo creaba una atmósfera de frío que no se sentía dentro y levantó su mirada y me sonrío sin mostrar sus dientes con una mueca de arrogancia, que solo tienen quienes están acostumbradas a las miradas furtivas. Me sostuvo la mirada sin miedo y eso me pareció importante, casi respetuoso. Bajé la mirada derrotado y comencé a leer el periódico. No recuerdo el nombre del periódico, ni recuerdo las noticias de la primera plana. Si recuerdo la historia de un asesinato familiar y la foto de dos desaparecidos. Y entonces ella se sentó.


Me saludó con la suficiencia de quien saluda a un nino y a mi me tembló el labio inferior. Ella era invasiva y su presencia traía consigo una agresividad inhumana. Luego entendí que eso ocurre solo con las personas que están listas para morir. Se sentó en la silla, abrió sus piernas y metió mi mano por debajo de su abrigo y con fuerza la llevó hasta su sexo. Me dijo que ese día iba a morir y quería hacer el amor con un extrano. Yo balbuceé un ‘de acuerdo’. Subimos a su piso, cerca del café me recibió un perro que mojó mi mano con su baba. Ella me preguntó si quería un Gintonic, perplejo le dije que si. Se soltó el pelo y se quitó el abrigo. Esa manana hicimos el amor contra el frío. Ella abría sus ventanas en invierno.
Me repitió que ese día iba a morir y yo reía, me pidió que me quedara con su perro. Le dije que si, me pidió que lo jurara; lo juré. Me dijo que los juramentos eran importantes, le dije que estaba bien, que lo juraba. Me sonrío satisfecha y era bella, pálida y nostálgica como la tristeza. Me abrazó y se puso sus botas. Me dijo que era hora de irme, en cualquier momento podría morir. Le pregunté por qué se ponía las botas y me dijo que lo hacía cada vez que despedía a alguien por si tenía que salir corriendo. Me dijo – vete-. Y con la estupidez de un hombre que acaba de hacer el amor y le ha gustado le pedí que me dejara acompanarla a morir. Me miró con cara de borracha, un poco molesta, como mira un vecino al otro cuando se inmiscuye demasiado en sus asuntos. Al rato me dijo que estaba bien, mientras se untaba mantequilla en sus labios agrietados.

 Era una rara que daba miedo y aún así insistí. Me dijo que me veía a las once en el café. Acepté y a las once menos diez la esperaba, le había comprado un té y cuando llegó más pálida que en la manana me dijo que el té la calmaba y no quería calmarse, pidió café y de su bolsillo izquierdo sacó una botellita de licor y la mezcló en la taza. -La muerte viene y es una puta- me dijo con una sonrisa maníaca en su cara. Quise correr y conté hasta tres, pero la muerte no vino y yo me quedé. Al terminar la taza me dijo –vamos- y yo la seguí como quien sigue un sueno.

 Me dio las llaves de su piso, me dio una tarjeta con los números de contacto de los veterinarios, me contó de las manías de su perro, me explicó qué debía y qué no debía hacer y luego me dijo que iríamos a la estación de tren. –Te vas a lanzar al andén- le dije asustado. –Si- me respondió como si fuera el paso más lógico después de una larga caminata. -No debes seguirme- me dijo -a la muerte no le gustan los intrusos-. Apuró el paso a las diez y veinte y a las diez y treinta ya estábamos en el andén vacío de un miércoles en la noche. Y es que ese andén siempre le va a pertenecer al miércoles.

Me dijo puedes acompanarme únicamente si juras respetar mi libertad, los juramentos son importantes repitió. Vendrá el tren y voy a lanzarme, he de morir hoy ¿entendido?- lo dijo despacio como quien le habla a un nino con déficit de atención.

A las once menos cuarto sonó el pitazo del tren, yo temblaba y sentía náuseas, ella estaba más pálida que antes y con sus ojos me prohibía interferir. El tren venía y ella corrió y subió unas escaleras en dirección opuesta al tren, yo no entendía. El tren pasó y ella regresó fumándose un cigarrillo. –No era el tren correcto- me dijo, con una demencia que es inútil describir. Me dijo que ella no daba explicaciones pero que debía morir porque la felicidad era muy violenta y siempre impermanente, -y no le voy a dar la satisfacción a esa puta.- concluyó mientras con sus botas aplastaba lo que quedaba del cigarro que ya había tirado. –Me voy- dijo ajustándose las botas y ese gesto siempre  quedará grabado, era un mensaje a la muerte, su agresión no le quitaría las botas, y era su forma de despedir la vida. Subió las escaleras y me lanzó un beso con la sonrisa demoníaca de la sabiduría y se volteó con sus botas puestas y un bolsito en donde guardó su tarjeta de identificación –solo quiero que sepan quién es el cadáver- me dijo ríendo con una locura eterna.

El pitazo del tren otra vez, el pitazo sostenido del tren, el pitazo agónico del tren, el grito. Y yo inmóvil con la noticia de la muerte en mis labios.  A la manana siguiente aturdido leía la noticia en el periódico y pensé en lo mucho que cambian las circunstancias en un par de horas. La nota decía que llevaba las botas puestas y una tarjeta de identificación, nada decían de sus labios rojos, nadie dijo si sobrevivieron intactos el impacto.

La conocí en un café mientras yo tomaba té.

Concluyó la historia con una sonrisa mientras me pasaba el recorte de periódico para darle un sentido mayor de realidad al asunto. Yo me puse las botas y las ajusté. Acaricié al perro, me tomé el vaso de gintonic.

¿Cómo lo sabes? – le dije


Y él sonrío.




CR

Yell




...And you can yell
but history is made up of silence.


CR

No me mandes flores cuando muera





Recuerdo al temblar la gota que caía en la ventana.
Pienso que debes sentirte solo ahora
Se me rompen en la cara los olvidos
y todo el odio acumulado
me corta la piel.


No me mandes flores
cuando muera.

Yo crucé esta historia
con los ojos vendados
y la boca abierta.
La boca abierta y la tierra
que ahogaba mi garganta de madrugada
y que ahora trago sin ganas
con un vaso de agua y dos valiums.

Moriré de historia
y no estarás allí para verlo
no tengo nada que celebrar
salvo tu ausencia
pero nosotros los vivos
podemos seguir creyendo
 que nos piensan
eso nos da algo de superioridad
sobre los muertos.


Recuerdo al temblar la gota que caía en la ventana
y pienso si
desde la pequeña ventana que tienes
estarás pensando en mí
es tarde ya
pero aún tenemos las cartas
como en aquellos tiempos
aquí todo está bien
 -de lejos-
y a mí me siguen agradeciendo
cada vez que muero.



CR

sábado, 21 de diciembre de 2013

viernes, 20 de diciembre de 2013

Copenhague, Vetusta Morla


Llueve en el canal, la corriente enseña
el camino hacia el mar.


Noticia en una fría noche de invierno







Noticia en una fría noche de invierno



   Ayer el tiempo se paralizó a las veinte menos diez
y los columpios vacíos se mecían con el viento
en un aterrador recordatorio de la verdad
nos buscábamos
pero era de noche y estábamos solas
sin saber pelear
la oscuridad
y el frío
mis piernas cansadas de andar
mi voz gastada de entonar y repetir tu nombre
mis botas mojadas con un cúmulo de tierra en el lado derecho

Lady bird
es hora de volver a casa.

El duelo de las horas
y el pánico de la respuesta que no obtenía
el silencio de rodillas
azotado por los huesos del recuerdo
y mis lágrimas y puños apretados
esperando
te imaginé frágil entre tantos puñales
te imaginé ahogada e hinchada de muerte
imaginé una imagen de mí misma volviendo
a nuestra casa
a recoger todas tus cosas
me imaginé respondiendo a quien me preguntara por ti
-desapareció-
y darles la espalda
caminando entre hojas secas
me imaginé años más tarde sin saber nunca si habías muerto
me imaginé creándome historias en las que sobrevivías y eras feliz
aunque no volviera a verte.
Quise golpearme y hacerme daño
y entonces
me quité el abrigo para sentir el mismo frío que sentías tú
gracias por volver
Tuk.




CR

jueves, 19 de diciembre de 2013

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Esos últimos días



Tumblr.com



Esos últimos días de 2013
fueron como los últimos segundos
de un atentado terrorista
llenos de sangre y heridas en proceso
fueron como los 30,000 rostros
de los ahogados en el tsunami de 2004
como los cuerpos calcinados del
World Trade Center en 2001
fueron los cuerpos desmembrados
de las prostitutas musulmanas
y la violación temprana
de un cono virgen
que grita hasta morir
estos días que aún corren
son los pasillos de un supermercado
con villancicos desestabilizadores
y yo gritando con las manos tapando mis oídos
en el departamento de cosméticos
es voltear a verte
produciendo poemas para otras bocas
y guardar silencio
Estos últimos días se ríen de mí
y son como los tres dias siguientes a la muerte
cuando tus propias enzimas comienzan a devorarte
Estos días
 no dejan registros de nada
salvo de lo más sensato que ocurrió:
el amor.



CR

martes, 17 de diciembre de 2013

Pobre Nina Tonta


 
 
 
Sé que podrás irte cuando lo decidas
y nada va a detenerte
salvo el peso ciego
de nuestra historia.

He de llorar el castigo
como quien llora una muerte
y he de saber
que hay despedidas que no llegarán nunca.

¿Quién va a medir el calor y la violencia
cuando te enredes en mi cuerpo de nuevo,
poeta?
 
 

CR


sábado, 14 de diciembre de 2013

Muerte de un trompetista

Tengo la misma cara de la nena en el video al escucharlos
F A N T A S T I C A canción. 


Toro

Las mejores cosas se encuentran de repente, cuando no las buscas.
Gracias Musica


Fragmentos, La responsabilidad de los intelectuales Noam Chomsky

     Hace unos días leí la responsabilidad de los intelectuales, de Chomsky. Valió la pena por supuesto yleerse las 80 y algo de páginas que tiene el ensayo. Al final solo puedo decir que pareciera que muchos dimiten de sus propias facultades y si la sinrazón reina es porque faltan las letras. Ya Popper lo sabia y es que quien crea y emite ideas tiene una responsabilidad social que se traduce en responsabilidad intelectual. Intelectuales aparezcan!

       C.

 La política depende del poder real que posee una clase gobernante. Y toda modificación surge del accionar de otra fuerza que, de un modo u otro, obligue a revisar aquellas pautas que rectamente convienen a quienes detentan el mando.
Ahí se coloca el papel de los intelectuales: ellos deben estar al servicio de decir la verdad y revelar el engaño en que el `interés nacional`, sea el país que sea y del corte político que sea, ha sometido a la sociedad en pleno.






    1.   La discrepancia y la resistencia no son alternativas, sino actividades que deben reforzarse mutuamente.

     2.   Como táctica, la violencia es absurda.

   3.   - Chomsky cita a Kristol- “Qué puede impulsar a los estudiantes y a los jóvenes docentes hacia la “izquierda” en un país tan próspero, dotado de un gobierno liberal del tipo welfare state? Esto es un enigma al que ningún sociólogo ha dado respuesta.” –Sigue Chomsky- Como estos jóvenes acomodados tienen buenas perspectivas para su porvenir, etc… su protesta debe ser irracional. Debe ser el resultado del vacío, de una seguridad demasiado grande o algo por el estilo.

Sin embargo otras posibilidades acuden a nuestra mente. Podría suceder, por ejemplo, que los estudiantes y los jóvenes docentes, como hombres honestos, trataran de descubrir la realidad por sí mismos antes que dejar esta tarea a los expertos o al gobierno: que hayan reaccionado con indignación a causa de lo que han descubierto.


    4.   No somos la primera potencia en la historia que alía intereses materiales, grandes posibilidades tecnológicas, con un desdén extremo por los sufrimientos y la miseria de los débiles.

   5.   Por eso es útil recordar que los actuales niveles de cinismo tienen algunos precedentes… y que en su momento fueron tolerados tranquilamente por este país.

    6.   No ofrece particular interés que un hombre sea feliz mintiendo por una causa que sabe injusta; pero si es significativo que tal comportamiento provoque tan pocas reacciones en la comunidad intelectual.

   7.   La responsabilidad de los intelectuales consiste en decir la verdad y revelar el engaño.

    8.   … Una segunda posibilidad sería el aniquilamiento. Nadie duda de que tenemos la capacidad tecnológica para ello, y solo existe la duda sentimental de si tendremos igualmente capacidad moral. Bernard Fall predijo esta salida en una entrevista poco antes de su muerte: “Los norteamericanos pueden destruir”, dijo “pero no pacificar. Pueden ganar la guerra, pero será la victoria del cementerio. Vietnam será destruido.”

   9.   En la medida que los ataúdes llegan y los impuestos suben, muchos que estaban dispuestos antes a aceptar la propaganda gubernamental estarán cada vez más preocupados en pensar por sí mismos.
  
   10.                     … Lo que me parece más aterrorizante no es Curtis Lemay, con su jovial sugerencia de que bombardeemos a todos hasta llevarlos otra vez a la edad de piedra, sino las tranquilas disquisiciones de los científicos de la política sobre cuanta fuerza se necesitara exactamente para lograr nuestros fines o simplemente cual será la forma de gobierno aceptable por nosotros en Vietnam. Lo que encuentro aterrorizante es la desvinculación y la ecuanimidad con que vemos y discutimos una tragedia insoportable.

    11.                     La pregunta “Qué he hecho yo?” podríamos hacérnosla a nosotros mismos, al leer diariamente acerca de nuevas atrocidades en Vietnam –mientras creamos, o enunciamos, o toleramos las decepciones que serán usadas para justificar la próxima defensa de la libertad.




He contado






He contado que
además de los orgasmos
las tristezas
los ataques de sinceridad
los monstruos, los instintos
y las ganas
también tenemos 37 seguidores
en común.




CR

Redesign (Marble Sound)

I am cutting memories so i can filter all my fears
Gracias Musica



no les cuestiono nada






Tengo amores y obsesiones tardías
no les cuestiono nada
salvo haberme construido
un castillo
entre la depresión y los vicios
y luego decidir olvidar la dirección.



viernes, 13 de diciembre de 2013

Let go





I woke up today in the middle of the night
again
I tried to turn on the light
I pressed the light switch over and over again
with despair
without realizing the light was already on
enough
I said to myself
you need to let go.



Fragmentos de Anais Nin


Muchos ya conocen a Anais y por supuesto es fantástica. Me encantan sus diarios del periodo 1931-1934 con su estilo bohemio muy cerca de Henry Miller y por supuesto de June. Aunque Anais dejó claro que nunca mantuvo relaciones sexuales - Aunque muchos sigamos afirmando que sí, no sé si para nuestra propia satisfacción o simplemente porque al leerla es innegable pensarlo - con la esposa de Miller es evidente su admiración y su amor por ella “I have become June”. Para Henry y para Anais, June era una femme Fatale irresistible, erótica e inolvidable. Les dejo algunos fragmentos de Anais que tengo anotados en mi súper cuaderno viajero.

Kusjes!
C.




1.
And then the day came,
when the risk
to remain tight
in a bud
was more painful
than the risk
it took
to blossom.




2.
Goodness, virtue, charity,
submission, stifled me.





3.
June, you have killed my sincerity too. I will never know again who I am, what I am, what I love, what I want.




4.
She is bizarre, fantastic, and nervous, like someone in high fever. Her beauty drowned me… By the end of the evening I had extricated myself from her power. She killed my admiration by her talk. Her talk… Everything Henry said about her is true.




5.
Throw your dreams into space like a kite, and you do not know what it will bring back, a new life, a new friend, a new love, a new country.





6.
Love never dies a natural death. It dies because we don't know how to replenish its source. It dies of blindness and errors and betrayals. It dies of illness and wounds; it dies of weariness, of witherings, of tarnishings.





7.

Life is a process of becoming, a combination of states we have to go through. Where people fail is that they wish to elect a state and remain in it. This is a kind of death.


8.We write to taste life twice, in the moment and in retrospect. 





9. 
I am an excitable person who only understands life lyrically, musically, in whom feelings are much stronger as reason. I am so thirsty for the marvelous that only the marvelous has power over me. Anything I cannot transform into something marvelous, I let go. Reality doesn’t impress me. I only believe in intoxication, in ecstasy, and when ordinary life shackles me, I escape, one way or another. No more walls.



10.
I am lonely, yet not everybody will do. I don’t know why, some people fill the gaps and other emphasize my loneliness. In reality those who satisfy me are those who simply allow me to live with my idea of them.