Buscador

jueves, 28 de febrero de 2013

Dos poemas de Miyó Vestrini: Hora de putos y perros necios y Zanahoria rallada



Hora de putos y perros necios


A esta hora

no se sabe qué hacer

            y siempre es a esta hora de putos y perros necios,
            cuando recuerdo. Todos los días, perdido este tiem-
            po, tú sabes, el rostro entre las manos, las piernas re-
            cogidas, la viva imagen del dolor en la pesadez de la
            tarde. Inmóvil en los escombros, inmune a los de-
            sastres, no puede ser ya de otra manera.

Y es la misma hora
                           la de hoy
                                      la que vendrá todos los días

la que me jode.







Zanahoria Rallada


El primer suicidio es único.
Siempre te preguntan si fue un accidente
o un firme propósito de morir.
Te pasan un tubo por la nariz,
con fuerza,
para que duela
y aprendas a no perturbar al prójimo.
Cuando comienzas a explicar que
la-muerte-en-realidad-te parecía-la-única-salida
o que lo haces
para-joder-a-tu-marido-y-a-tu-familia,
ya te han dado la espalda
y están mirando el tubo transparente
por el que desfila tu última cena.
Apuestan si son fideos o arroz chino.
El médico de guardia se muestra intransigente:
es zanahoria rallada.
Asco, dice la enfermera bembona.
Me despacharon furiosos,
porque ninguno ganó la apuesta.
El suero bajó aprisa
y en diez minutos,
ya estaba de vuelta a casa.
No hubo espacio donde llorar,
ni tiempo para sentir frío y temor.
La gente no se ocupa de la muerte por exceso de amor.
Cosas de niños,
dicen,
como si los niños se suicidaran a diario.
Busqué a Hammett en la página precisa:
nunca diré una palabra sobre tu vida
en ningún libro,
si puedo evitarlo.

Poema de Darío Jaramillo Agudelo




Donde Scott Fitzgerald habla de la importancia de la música

Mucho tiempo después ,
cuando el cáncer de la desesperación,
cuando la gradual trama de la destrucción nos fue marcando,
nos echábamos la mentira de la música:
yo ya no tenía ningún lenguaje común con ninguno de ellos,
éramos islas flotantes separadas por un agrio perfume 
que nos dañaba a cada uno en distinta forma; 
habíamos crecido juntos imaginando un futuro
que cada día fuimos aplazando más y más
hasta relegarlo a un olvido amargo que nos confirió cierta rabia
con la vida.
No sé si a ustedes les agrada el tema del fracaso,
pero aquí se trata de eso;
que un día lejano perdí la fe en encontrar alguna certeza
y esto no me hace llorar ni siquiera cuando estoy borracho;
que ahora me mantiene vivo cierta curiosidad de ver cómo me
pudro; 
a ratos,
luego del encuentro con la olvidada muchacha inolvidable,
me otorgo leves esperanzas de salvar el alma
pero todo pasa como un dolor de muelas:
hubo días en que no necesitábamos de la música
y en una rabiosa adolescencia fuimos capaces de amar;
pero tiempo después
ya cada uno era el exclusivo dueño de su propia miseria
y los huecos de silencio los llenábamos
mintiéndonos canciones que ahogaban cualquier posible
palabra. 



domingo, 24 de febrero de 2013

Clínica Montserrat Martha Kornblith + audio


Este poema lo escribió Martha a su ingreso en la clínica psiquiátrica Montserrat, relata su vida en esa institución.
Martha se suicidó el 29 de mayo de 1997 se arrojó de un quinto piso en Caracas Vnzla.



Clínica Montserrat

Estaba permitido embriagarnos
con agua para olvidar
lo que no éramos,
porque al fin y al cabo
todo había perdido su sabor.


Èramos seres expulsados
del Edén del mundo,
para nosotros no se hacía la luz,

atrás nos habían dejado los paraísos.


Eran cruentas las despedidas
en la víspera de alguien
que se iba a soñar
que alguna vez abriría la puerta.


Todos nos dijimos visitarnos
en un mundo mejor,
pero no cumplimos la promesa.


Ansiábamos entre los muros
un horizonte que no veíamos

como un anuncio que promete
 una isla de mares cristalinos.

Esperábamos a nuestros doctores
 amasando el pan del almuerzo
para fingirles que aún existíamos.

 En las horas más rancias
nos tomábamos de los brazos.

A veces se nos permitía echarnos al sol
para no vernos.

Circulaban los libros,
Wayne Dyer, Buscaglia,
Cómo vivir la vida feliz,
La universidad de la vida y otros.

 Para los más sabios
la poesía era un lugar
donde orquestar su huida.



Hubo un hombre.
Me regaló a Laing y a Cooper
y aunque predicó allí
la antisiquiatría
no sobrevivió a la burla
de los conjuros médicos.



—Pintor se decía—
traficó con droga y dinamita.

Propagó ofertas de matrimonio
que tenían como única garantía
algunos pésimos bocetos.
Entonces le mostré la psicopatía e
n un poema del colombiano Asunción,
Saltó los muros.



Allí encontré las mejores metáforas.


Mi amiga y yo
hablábamos de conciertos
de perros en las noches,
de ladridos que creíamos
nos llamaban a nosotras.

Supimos
que el delirio era
una forma de sostenernos
en los precipicios.



Orquestamos bailes
 con músicas que no sonaban.


Salvo las horas de miedo
también era posible reír.
De las reuniones de quejas,
de la carne dura,
de falsos mormones
que profetizaban nuevos advenimientos.



También recé a un Dios
que no era el mío
cuando nos juntábamos
a las siete después de la cena.

Nos permitimos mezclar la leyenda de Cristo
con la de David y Salomón,

porque cualquier cosa era buena
si se trataba de hallar
una esperanza en ese templo.


No creo que fueras mala.
clínica Monserrat,
sólo que tenías cosas buenas y malas.
Te olvidé cuando la libertad
se me reveló,
se posó como un estandarte,

como algo que ya no me desmerece
y me obliga
en un muro de ladrillos
frente a la ventana
ahora abierta.



Desde entonces
Dios es alguien
que resurge de esos garabatos

 para no saber que aún hay seres
 que en las madrugadas
maúllan al unísono
llamando a sus madres.



El dolor de mis padres por sus padres muertos Martha Kornblith + audio


No hay nada que me duela más
que el dolor de mis padres
por sus padres muertos.
Cuando brindan calladamente
en su memoria,

en un almuerzo frente a su niña linda viva.
Cuando mi mamá le lleva flores
a su mamá en el cementerio.
Yo me veo frente a su tumba llorando algún día.
Porque ya no la tengo,
y ella ya no tiene a su niña linda.

Me acordaré que me contaba cuentos sobre su mamá
que a mí me aburrían
como una forma de dejar
un atisbo de su memoria.
Yo estaré alerta de rescatar que:
a mi papá de niño sólo le podían dar un penny
para ir a jugar a Coney island. Que mi mamá se estrujó
toda la vida
entre sentimientos de culpa

porque en su época no existía
el confort de los psiquiatras.


Martha Kornblith poema madre + audio


Madre
ahora que tu espíritu
ya no recorre esta casa
que además ya no es la tuya

porque ahora el resentimiento
se mide en metros cuadrados
y jugamos a la herencia
como chivos expiatorios

esperando ansiosamente
 la hora del monopolio.
Madre
ahora que ya no soporto
el desorden de las mañanas
la rigidez de los desayunos sola sola,
cuando no encuentro los pares de medias
y mis camisas están arrugadas sola,
cuando hay agua fría en el calentador
sola,
cuando nos acompañábamos con inocencia
los sábados en la tarde
y que ahora parecen tan ajenos. Madre
te he confesado
que además de haber enterrado
a la muñeca
no he cumplido con tus aspiraciones
de buena ama de casa,
madre del hogar, hijos, nietos, etc.

Que me convertí en poeta
que es lo mismo que decir en poeta suicida
y que por eso juego
y seduzco a la muerte
todas las noches.
Madre
he de confesarte
que sola ahora, apenas
persigo cucarachas,
persigo cucarachas
persigo cucarachas,
persigo cucarachas.



viernes, 15 de febrero de 2013

Dos Poemas de Blaga Dimitrova +Audio

SIN

Durante toda la vida
aprendemos a vivir
sin miedo, con dignidad,
sin lloriqueos, con silencio,
sin drogas, con dolor.
Sin somníferos, con insomnio,
sin pareja, con soledad.
Sólo hay algo
sin lo que no puedo aún
sin aire.

La muerte me lo enseñará.




TERNURA

Comenzaste a morir
ya en aquel momento,
cuando yo nací.
Día tras día
te encogías imperceptiblemente
mientras yo crecía.

Mis anginas infantiles
y mi imprudente juventud
dañaron tu corazón.

Mis derroches
en las despreocupadas bromas
las pagaste al contado
con tus dias.

Papá, con cuanta ternura
sentabas
a la muerte en tus rodillas
y le hacías caricias.




Dos Poemas de Martha Kornblith. Saga de la Familia +Audio

En todas las casas
siempre habitará un poeta
con una hermana
(que no es poeta)
que le dirá que
escriba una biografía
sobre su familia.
En todas las casas
habitará una poeta
-loca además-
como aquellas que sostienen
a duras penas
sus propias biografías desdeñables:
Ellas avizoran pasados autistas
mujeres que dicen palabras soeces
dan tumbos a medianoche.

En todas las casas
habitará un primo lejano
-que vive en otro país-
y que busca (en inglés)
la génesis de la familia.
Conoció, hace años
a esta pariente esquizoide
(tan callada, tan lejana -dijo-)
(So quiet, So Withdraw)
No la reconoció en su última foto.(lucía tan diferente)
(She looked so different,so atractive, so outlocked)
En todas las casas
habitará una hermana poeta
-loca además-
que busca su propia desdeñable génesis
(aquella que ya conocemos)

En todas las casas
habitará una hermana
que le pedirá a su hermana poeta
que escriba la historia
de la familia
Esta poeta
(loca de la casa)
pasará a formar parte de esta saga
el día en que deje
el teléfono desconectado
en el filo de la madrugada.




+1
Sería fatal decir
que el tiempo lo dirá,
el tiempo es mudo
como tus cosas
que no me hablan.

Un poema de Martha Kornblith +Audio

Asistir un sábado
por la tarde a una librería
sin sopesar
los tontos que éramos
que plagiábamos hasta la desdicha y el suicidio.
Asistir un sábado
a la librería para copiar
a Silvia Plath
o al más cercano vecino.
Aunque igual
casi todo convergía siempre
en infortunio
era un argumento 
para tener de pronto
un rapto de inspiración
y correr de vuelta a mi casa
para escribir un poema
sobre esta ciudad
que tanto detesto.
Sábado es un día
para odiar a esta ciudad
para odiar a esta ciudad
y a sus poetas
hasta la muerte.

viernes, 8 de febrero de 2013

Para la que serè: la libertad = Audio


Para escribir hay que sentir,
sentir lo que sea
pero sentirlo en serio.

Para llorar
necesitas tener lágrimas
para sudar agua,
y mejor tener a alguien
para no sudar sola.


Para caminar algún camino
para amar: un perro
para olvidar se necesita memoria para odiar
no necesitas demasiado
para perdonar sabiduría
y todas las demás virtudes,
que aun así no van a alcanzarte nunca.



Para pasar la vida: Música
para aprender: libros y viajes
para vivir: historias
para agradecer: malos ratos
para continuar: obstáculos
para morir: el suicidio.



Para recordar: las despedidas
para soñar: lo imposible

para tener a alguien por siempre: la ausencia
para la que seré: la libertad.



Hay una grieta
que separa dos vidas
hay una tumba
que guarda una historia
estoy yo
que aguardo a la muerte
con la paciencia de quien tiene
una vida entera.

Para la que soy: condena.


CarlotaRoby




Poema NotaI +audio

Me has hecho directamente responsable
de todos los crímenes cometidos
en nombre de tus poemas.


Han dejado humo todas tus orgías
y han dejado letras llenas de sangre
todas tus palabras escondidas en versos

que no te atreviste a decir mirándome a la cara.

Ha dejado sombras tu presencia
y me han abierto las cortinas todas tus ausencias
dejando pasar el sol.

Han llegado tus recuerdos
como ratas
tratando de roerme los huesos
las he espantado

con nuevos inquilinos
pero siguen golpeando la puerta,
a punto están de derrumbarla.

Se han parado tus traumas infantiles en una esquina
intentando explicar

lo que ha pasado
no he querido escucharlos
y he pasado de largo.


Recorro los caminos que un día recorrí contigo
veo tu risa mofándose de mí
por todos lados
la espanto con mi mano
mientras corro
lejos ha quedado tu ego para alcanzarme.


Vuelvo a las ruinas en donde vivo
la felicidad se esconde

en todos lados
cree que la estoy buscando
pero no
le he estado huyendo
todo este tiempo
y no lo entiende.


Tengo miedo de lo que pasará
si me la encuentro.



CarlotaRoby



martes, 5 de febrero de 2013

Tragedias de la vida moderna. + Audio


Mis tragedias de la vida moderna son fáciles de contar.
Manejo bici
pero me caigo
soy torpe toda hasta caminando.

No sé cocinar sobrevivo comiendo cereal
y follando.
Si, he fingido unos cuantos orgasmos
por lastimera.


He aprendido a enrollar
porros de marihuana.
Creo que no soportaría que quisieran
a la chica del espejo
y me armo de ganas que no llegan
para despertar con frío
y dormir igual.
Leo poesía cuando no puedo dormir
me gusta el café sin azúcar
y prefiero el té
quisiera vivir del chocolate
pero engorda.


Me han querido mucho
y yo no he sabido querer
el psiquiatra me diagnosticó locura
pero dijo que era temporal

¿Cuánto tiempo se supone que dure?

Soy feliz cuando puedo reír
tengo senos normales
no me he operado nunca
y en los tiempos que corren
eso es una tragedia.


Me gusta estar sola
soy la tragedia barata de la socialización
soy un animal bípedo
soy humana
y quisiera andar a cuatro patas ser perra o gata
para eso tengo que esperar mi próxima vida.


Mi adicción más notable es el twitter
Es mi terapia mental particular

Aunque
los seguidores aumentan
de forma directamente proporcional

 a la estupidez de mis tweets
he pensado en dejarlo
cambiar una adicción por otra aún lo considero.


Quise estar a la moda
pero se me olvidó el estilo
y los colores que combinan con las estaciones.


Me mojo cuando llueve y lo disfruto
nunca me enfermo
tengo que soportar el verano por tres meses
cuando compré mi primer libro de Borges
estuvo en mi buró cuatro semanas
no me atrevía a abrirlo por miedo a no entenderlo
y a no fascinarme como todos los demás.


Hace un tiempo no sabía qué era el amor
para mí, era mi perro
y lo sigue siendo
luego releí Rilke
y mi definición se amplió
entendí que el amor era preservar la soledad del otro.

No sé si alguien ha preservado la mía
ni sé cuántas he preservado yo
si es que lo he hecho.


En Algunos días muy malos
mi peor tragedia es seguir viviendo
siendo una mentira
en los egos de otros.


Creo firmemente que todos me sobrevivirán
y dedicarán poemas a mis cadáveres.


CarlotaRoby.

viernes, 1 de febrero de 2013

Fragmento CRoby

Se han parado tus traumas infantiles en una esquina intentando explicar lo que ha pasado.
No he querido escucharlos y he pasado de largo.

CarlotaRoby

Fragmento de Abelardo Linares. Espana 1952.



De entre todas las vidas que una vida
puede encerrar, tú y yo nunca escogimos
precisamente aquella que podría
habernos hecho odiar todas las otras,
esa que hubiera sido sólo nuestra.







Genéticamente
estoy programada
para aburrirme
psicológicamente
creo que follar
es el remedio.

Carlota Roby.