Buscador

viernes, 24 de mayo de 2013

Dime entonces.

















"...Pero quiero saberme viva
pero no quiero
hablar de la muerte
ni de sus extranas manos"

-Alejandra Pizarnik



Ambos admirábamos a Paul Klee
y enloquecíamos con los versos de Walt Whitman
leías en voz alta a Ginsberg y a Kerouac
mientras mojados en vicios
me recitabas versos de Baudelaire en francés.

Dibujábamos orgasmos simbolistas
a lo Odilon redon  
y como Mallarmé
sabíamos
que existíamos para acabar en un libro,
que todo acabaría
                     al azar
sin importar cuántas veces lanzáramos los dados.


Tú mirabas tras la lente de una kodak
como un voyeur caótico
coleccionando imágenes
yo caminaba el espacio
con el rostro terrible de la desnudez
me asomaba al balcón a gritarme la huida
a romper las ventanas cerradas
y a mirar a los ojos de las manos
en los balcones vecinos.

Pero la enfermedad de todas las cosas
es el tiempo
y terminamos dibujando a los cuervos
sobre campos de trigo.

Si ha venido la muerte
con sus extrañas manos
dime entonces,
por qué no me he curado.


Seguiremos siendo,
Aún muertos
                      viajeros desterrados
de una vida extranjera.

Carlota Roby

No hay comentarios :

Publicar un comentario