Buscador

martes, 25 de junio de 2013

Un poema de Javier Cánaves



Hermosa y Pálida

Llegué quince minutos tarde. Adrede.
Entré con paso firme y sonriendo,
la corbata algo suelta, como si en realidad
no le diese importancia a nuestra cita.
Ya me estaba esperando, hermosa y pálida,
en una mesa al fondo de aquel bar,
lejos del resplandor de las ventanas.
“Sé a lo que vienes, no eres el primero”
Ése fue su saludo. “Pero debo decirte”,
continuó después, “que es pronto todavía
y que aún gritarás su nombre algunas noches
y que todos tus versos buscarán su ternura,
prolongar este tiempo donde aún
crees tu nombre importante para ella.
Pero no olvides engañarte:
el olvido que buscas -y que pronto vendrá-
no significa paz ni mejor suerte.
Es el modo que tiene el tiempo de advertirnos
de que ya estamos listos para un nuevo fracaso.





                                 

2 comentarios :

  1. Isabel, el segundo poema no es mío. Lo digo porque tal vez el autor pueda sentirse ofendido.
    Te agradezco el detalle. "Hermosa y pálida" es uno de esos poemas que siempre me acompañan, o que siempre acaban regresando a mí.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier!
      Gracias por la corrección, ya lo modifico
      Nunca debo confiar demasiado en mis anotaciones jaja!

      Gracias por pasar
      ME ENCANTA lo que escribes
      Kusjes!

      Eliminar