Buscador

martes, 23 de julio de 2013

Poema no fluye sangre de Isla Correyero

Este poema está en mi top 5 de los poemas de Isla. Disfrútenlo.
C.



No he venido a traerte la violencia que habita en mi
corazón.

No he venido a mostrarte mis ojos despintados y mi último
vestido.

No he venido a distraerte ni a olvidar.
Ni vengo a matarte ni a vivir de tu sombra.

He venido a verte envejecer y a que en tu decadencia me
veas como nunca me viste:

Fría, paciente y azul como un cadáver.

lunes, 22 de julio de 2013

Poema terciopelo azul de Isla Correyero

Isla es una autora española que se define como melancólica y melómana, que bebe, fuma y esnifa. De más está  decir que me encanta y que es una poeta moderna que disfruto muchísimo. Para saber un poco más pueden entrar aquí: http://letras.s5.com/mm170411.html




Mi coño eleva el conocimiento que tú le has enseñado. La velocidad y el violento latido de una
horca.

Mi coño alimentado por una boca física tiene el
oficio azul de ser frágil y exacto.

Flexible y religioso, mi coño es la pirámide de un resplandor de oxígeno que se pone mis bragas.

Tiene quinientos años de elegancia y de músculos
batidero de sangre volada de partículas.

Fluye con tabaco, la cicuta y el whisky, tiene chispas de plata, monedas de cerveza.
Con tu estremecimiento causas en mí palabras que
dicen deserciones y dulces animales.

En tu lengua me dices cosas extraordinarias, se me llena la oreja del ardor de los fósforos.
Pasa todo a mi coño, se forman las arrugas, aprende, coronado cómo abrirse las venas.

Tan despierto y profundo como un túnel en llamas, llega al centro, al tugurio de un burdel que se mueve.
Es un párpado oliendo tu medida en centímetros, el aceite de un arma, con una bala de oro.

Extremaución del vértigo que crece en los amantes,
mi coño es un estado mental de luz y sombra.
Suda como una sábana. Palpita como un trago. Es
móvil terciopelo azul. Báilalo lento.

Por la muerte.
Jode la tristeza.


Y ha venido el otro... Mi poema de esta semana en nalgas y libros.

Mi poema publicado esta semana en nalgas y libros, pueden entrar a este link para visitar el website. Kusjes! C. http://nalgasylibros.com/index.php/poesia/855-vocales-verticales-y-ha-venido-el-otro-por-carlota





jueves, 18 de julio de 2013

ANORÉXICA. Isla Correyero


Entre las bellas anoréxicas hay una
lanzada al aire de la muerte elevándose.

Obstinada la austera
se cuenta las costillas y la pelvis
se duerme en pie
para no digerir.
La bella es sangre de esqueleto
translúcido
es aire y huevo de lo ido
de la histeria es aire
de lo fugaz
de la velocidad agujereada.
Tensa la hermosa
y rígida la cuerda de su cuerpo
es cáustico
vómito y nervios autoenvenenadores.
Es como un arco a medio enloquecer
prohibido
sedienta
hambrienta
el dibujo de su estructura
es sólo un pensamiento.
No hay sustancia en su máquina
es artificio de la crueldad
su libertad su boca
el estómago blanco
el recto loco de sacrificio
y éxtasis.
Es la bella anoréxica lujosa
que va a morir mañana
sin desayuno
con la privación de la hermosura.

4 poemas de Joyce Mansour





1.
Yo no tengo la culpa si tienes frío, querido
No esperaba tu muerte



2.
Un viejo y su vieja ocultos bajo tierra mano podrida junto a mano podrida, a gusto en la mugre se hablan sin labios se comprenden sin palabras oyen el canto lento y grave de la tierra nutrida y en su corazón se preguntan si algún día morirán.


3.
He robado el pájaro amarillo que habitaba en el sexo del diablo.
Él me enseñará a seducir hombres, ciervos, ángeles de alas dobles.
Él se llevará mi sed, mi ropa, mis ilusiones
Él dormirá pero mi sueño corre por los tejados susurrando, gesticulando, haciendo el amor violentamente con los gatos.



4.
Islas de enfermedades
Con leprosos como loros
Mar de silencio helado por el reloj parlante de la vejez
Gritos de una joven perra descuartizada
El hospital vela por sus muertos-vivos que no han nacido

sábado, 13 de julio de 2013

Fragmento Pizarnik

Pizarnik es una religión


Analgesia Emocional, Mi poema de esta semana en nalgas y libros

Hola a todos! les dejo mi poema de esta semana en nalgas y libros. En cualquier caso aqui tienen el link del site http://nalgasylibros.com/index.php/letras-eroticas/814-vocales-verticales-analgesia-emocional-por-Carlota





Analgesia Emocional

Todas mis adicciones
amontonadas en bolsas de basura
todas mis ganas temblando en mis bolsillos
dicen que el tercer d
í
a es el peor
trepo las paredes, arranco mis u
ñ
as
y sangro
y te espero
cambio adicciones por nalgadas, te escribo.
T
ú
y los otros no cuentan
porque no caben en una bolsa de pl
ástico.

Y llegas                                                                                      
y al correrme me pides que me r
í
a del mundo
y eso hago
arriba y abajo como las poetas de Francia
inocentes y castigadas
no me importa el castigo
pero hazme re
ír.

Te digo que envidio el autocontrol
con un c
ó
ctel de Valium en la mesa de noche
he movido las bolsas de lugar
para no verlas
mientras reemplazo su contenido
por uno nuevo
as
í
discuto yo con mi culpabilidad
Qu
é caso tiene?

Una película de drama, otra de sexo
unos cuantos cigarrillos
y la voluntad lanz
á
ndose por la ventana
con esa melancol
í
a que solo nos deja
todo lo que no hemos podido vivir.

Y toda nuestra filosofía
en un Van Gogh y un Rembrandt
en los versos org
á
smicos de Ginsberg
y en el graznido de los cuervos a la madrugada.
En la habitación estamos tú,
las bolsas de basura y yo
y en el medio
toda la capacidad de infligir dolor
pero no nos enteramos
                     hasta que sangramos.



CR.

sábado, 6 de julio de 2013

Lupe, de Roberto Bolaño





Trabajaba en la Guerrero, a pocas calles de la casa de Julián
y tenía 17 años y había perdido un hijo.
El recuerdo la hacía llorar en aquel cuarto del hotel Trébol,
espacioso y oscuro, con baño y bidet, el sitio ideal
para vivir durante algunos años. El sitio ideal para escribir
un libro de memorias apócrifas o un ramillete
de poemas de terror. Lupe
era delgada y tenía las piernas largas y manchadas
como los leopardos.
La primera vez ni siquiera tuve una erección:
tampoco esperaba tener una erección. Lupe habló de su vida
y de lo que para ella era la felicidad.
Al cabo de una semana nos volvimos a ver. La encontré
en una esquina junto a otras putitas adolescentes,
apoyada en los guardabarros de un viejo Cadillac.
Creo que nos alegramos de vernos. A partir de entonces
Lupe empezó a contarme cosas de su vida, a veces llorando,
a veces cogiendo, casi siempre desnudos en la cama,
mirando el cielorraso tomados de la mano.
Su hijo nació enfermo y Lupe prometió a la Virgen
que dejaría el oficio si su bebé se curaba.
Mantuvo la promesa un mes o dos y luego tuvo que volver.
Poco después su hijo murió y Lupe decía que la culpa
era suya por no cumplir con la Virgen.
La Virgen se llevó al angelito por una promesa no sostenida.
Yo no sabía qué decirle.
Me gustaban los niños, seguro,
pero aún faltaban muchos años para que supiera
lo que era tener un hijo.
Así que me quedaba callado y pensaba en lo extraño
que resultaba el silencio de aquel hotel.
O tenía las paredes muy gruesas o éramos los únicos ocupantes
o los demás no abrían la boca ni para gemir.
Era tan fácil manejar a Lupe y sentirte hombre
y sentirte desgraciado. Era fácil acompasarla
a tu ritmo y era fácil escucharla referir
las últimas películas de terror que había visto
en el cine Bucareli.
Sus piernas de leopardo se anudaban en mi cintura
y hundía su cabeza en mi pecho buscando mis pezones
o el latido de mi corazón.
Eso es lo que quiero chuparte, me dijo una noche.
¿Qué, Lupe? El corazón.

Y si...


Y sé que si alguna vez pudiéramos financiar un film, la nuestra, sería una gran historia
la seleccionarían en Cannes y darías las gracias en un francés aristocrático y poético.

Pudimos ser una gran historia pero yo nunca fui una gran persona.

También sé que si tu libro se convierte en un best-seller me tacharían de musa y yo me reiría. Las realidades no somos musas por ser muy reales.

Y si fuéramos futuro seríamos mil planes escritos en las hojas de un cuaderno, con tinta, tachaduras y dibujos. Nos subastarían en ebay al mejor postor. Quemaríamos ciudades y arderíamos  con ellas cantando Nacho Vegas.

Y si Lola te deja alguna vez, no podré verlo, no podré verla marchar desde la ventana suicida de tu piso, ni gritarle que le he ganado a su histeria y a sus huesos rotos.

Dejaremos de hacer mil cosas, pero yo las reescribiré como si las hubiésemos vivido y nadie podrá decir que no fue una gran historia, aquélla que viví, entre vuelos, aeropuertos, medias noches y la razón limitando al amor con mil cuchillos fríos en su espalda desnuda.  


CR.

Historia, Rafael Cadenas



                                                                             Pintura de Aleksandra Waliszewska


Abro la ventana y veo un ejército que recoge sus víctimas. Espectros que llevan en sus brazos espectros, y adonde camino descubro sus bocas. La penuria de sus trajes no es nada frente a la de sus ojos, y al pus del heroísmo ¿qué decir de todo eso? Cuerpos transparentes al sol, con tejidos de fantasmas[…]Dentro de cinco, nueve, cincuenta, doscientos años abriré nuevamente la ventana y la escena no habrá variado. Los espectros serán los mismos otros, pero ella no se alterará, no habrá modificación, una corrección de última hora.


Dolor


Qué sientes
me pregunta
dolor
dice mi boca
con mi lengua
en una lengua que no es la mía
dolor repito
con los ruidos guturales
del idioma
me palpa los pechos
me toca el abdomen
revisa mis pulmones
escucha mi corazón
niego con mi cabeza
el dolor no está allí
solo vengo doctor
para que me dé
un placebo
que me ponga
en una mejor condición
                                           
para sufrir.