Buscador

sábado, 31 de agosto de 2013

Jack Kerouac, Fragmentos

BLESS THE BEAT GENERATION, BLESS KEROUAC, BLESS GINSBERG, BLESS BURROUGHS....
Nada mas que decir. Plunging headlong into Love.


1. 

“The only people for me are the mad ones, the ones who are mad to live, mad to talk, mad to be saved, desirous of everything at the same time, the ones who never yawn or say a commonplace thing, but burn, burn, burn like fabulous yellow roman candles exploding like spiders across the stars.”
On the Road




2. 

“One day I will find the right words, and they will be simple.”
-         The Dharma Bums





 3. 

“I had nothing to offer anybody except my own confusion.” 
-         On the Road





4. 

“Nothing behind me, everything ahead of me, as is ever so on the road.”
-         On the Road



5. 

“My fault, my failure, is not in the passions I have, but in my lack of control of them.”
-         Jack Kerouac to Neal Cassady


6. 

"Two piercing eyes glancing into two piercing eyes- the holy con-man with the shining mind, and the sorrowful poetic con-man with the dark mind."
-         Jack Kerouac on the night that Neal Cassady and Allen Ginsberg met



7. 

"For Neal sex was the one and only holy and important thing in life."
-         Kerouac on Neal Cassady



8.

“Don't use the phone. People are never ready to answer it. Use poetry.”



9. 

“It all ends in tears anyway.”
-         The Dharma Bums


10. 

“Everything is ecstasy, inside. We just don't know it because of our thinking-minds.”
-         Legend of Dulouz (in The Portable Jack Kerouac)





11. 

 “Beautiful insane in the rain”

-         The Subterraneans 




    12. 
  
     "The beauty of things must be that they end"



13. 


"I am beginning to think he is a great saint, a great saint concealed in a veneer of daemonism."

 -Jack Kerouac on Allen Ginsberg


Foto (and writing) @misanthrrrope

Vivimarie VanderPoorten, un poema

Entré a una librería de Colombo con un amigo. Hay una sección especial para escritores de Sri Lanka, yo quería un poeta. Al único poeta de Sri Lanka que conocía era a Michael Ondaatje y no podía encontrarle. Casualmente tomé un libro, solo por tomarlo y lo abrí. El primer verso que leí fue  'why is it that only Grief has a voice?' y entonces no necesité seguir leyendo, iba a comprarlo, pero terminó siendo un regalo. Gracias una vez más.

El contexto del libro es la guerra civil y el Tsunami, evidentemente son poemas que se desencadenan de esas circunstancias y no son felices y por eso son maravillosos.

Su nombre es Vivimarie VanderPoorten, el libro se llama Nothing prepares you. Aquí les dejo un poema en inglés traducido al castellano por mí. 




Questions without answers
"why do you only ever write sad poems...?"

Why is it that only
Grief has a voice?
Is gladness mute
from years of neglect?
Why is only Pain my
Muse and Pleasure just a
jealous lover
tight-lipped and
scornful?
Has sorrow nothing to lose
Does it therefore sing?
Joy, fearful of envy,
remains silent.
While sadness speaks
does happiness hushed
refuse to tempt fate,
hold close to its bosom
clench tightly
the few treasures collected from the
debris
like a child who
on the beach has found
a few bits of
coloured glass.



Preguntas sin respuestas
"por que solo escribes poemas tristes?..."

¿Por qué es que solo
la pena tiene voz?
¿Está la felicidad muda
por tantos años de negligencia?
¿Por qué es solo el dolor
mi musa y el placer solo un
amante celoso
reservado y
desdeñoso?
¿No tiene la tristeza nada que perder
y es por eso que canta?
La alegría, temerosa de la envidia,
permanece en silencio.
Mientras la tristeza habla
la felicidad acallada
se rehúsa a tentar al destino,
manteniendo cerca de su pecho
apretando firmemente
los pequeños tesoros recolectados de
los escombros
como un niño que
en la playa ha encontrado
unos pocos pedazos
de vidrios de colores.

why do you write?

“If someone asks me, ‘Why do you write?’ I can reply by pointing out that it is a very dumb question. Nevertheless, there is an answer. I write because I hate. A lot. Hard.” 


— William Gass




viernes, 30 de agosto de 2013

Jorge Boccanera, dos poemas

BESOS

La vida no es
la cara ni el llanto de la cara
ni la mano ni el golpe de la mano en la cara
ni el viaje de la mano ni la estéril huida de la 
           cara


es el hilo de sangre que sale de tu boca.





ENVÍOS 
           
Todo lo que se da llega a destiempo
No existe otra manera.
Entre el ojo y la mano hay un abismo.
Entre el quiero y el puedo hay un ahogado.
Un país que asoma su cabeza deforme en una
           carta,
y va a darse a destiempo, nada es lo que 
           esperabas.
Y lo que llega envuelto en papel de regalo se irá
           sucio de odio.

Bailamos entre los escombros de una cita.
Dibujamos una taza de café en el desierto.
Vivimos de sumar y de restar:
lo que te da el amor, lo que te quita el miedo.
Al final nos entregan los huesos de un perfume.

Aún así persistimos.
En alguna montaña vive un pez resbaloso.
Entre números rotos se desliza una estrella.




¿Cómo te arrastraste adentro,
te arrastraste sola
dentro de la muerte que quise tanto y por
tanto tiempo?
-Anne Sexton (La muerte de Sylvia)

¿Cuáles son los derechos de los animales en una guerra de hombres?

Es indecoroso de nuestra parte, insistir que solo los humanos sufren […] El comportamiento de otros animales vuelve falsas tales pretensiones. Ellos se parecen demasiado a nosotros.

-Carl Sagan 

jueves, 29 de agosto de 2013

Fragmentos Roberto Arlt




Ganas de matar,
dos copas de más,
una risa curda
un libro viejo de Roberto Arlt
que no me deja en paz.
-Sabina y Páez, Enemigos Íntimos. 




1.
Usted sabe que lleva en su interior un monstruo que en cualquier momento se desatará y no sabe en qué dirección.




2.
Un Ford o un Edison tienen mil probabilidades más de provocar una revolución que un político. ¿Usted cree que las futuras dictaduras serán militares? No, señor. El militar no vale nada junto al industrial.




3.
Los escritores son como usted. Primero manifiestan compasión y después se enojan cuando una no se arrodilla frente a ellos como ante un Dios. Son exigentes.




4.
¿Y quién dirige este juego del miedo o la prudencia? ¿La inteligencia o el alma?




5.
Sobrellevaban la monotonía de su vida con resignación de cadáver




6.
¿Usted no se ha fijado qué obstinados son los pensamientos tristes?

by Jeff Bark



7.
Día vendrá en que la gente hará la revolución porque les falta un dios.




8.
Lo que hacen los libros es desgraciarlo al hombre, créalo. No conozco un solo hombre feliz que lea. Y tengo amigos de todas las edades. Todos los individuos de existencia más o menos complicada que he conocido habían leído. Leído, desgraciadamente, mucho.




9.
En realidad, uno no sabe qué pensar de la gente. Si son idiotas en serio, o si se toman a pecho la burda comedia que representan en todas las horas de sus días y sus noches.






10.
Susana (amablemente). – Y quiero seguir siendo loca, porque siendo loca pongo en movimiento a los cuerdos, como muñecos.



miércoles, 28 de agosto de 2013

Cifras perdidas

 


En las guerras no solo hay humanos. Nadie piensa en los perros de guerra. Nadie piensa en sus miembros, nadie altera su suerte. Nadie sacrifica una pierna por salvar cuatro. Las guerras sacrifican a quienes no han hecho parte en ellas. Todos hablan de intervención y armas químicas, de las muertes humanas por asfixia, pero el conteo incompleto continúa contando cabezas de aquellos bípedos que se hacen llamar hombres. ¿Cuándo contaremos la historia restante? ¿Cuándo dejará de ser el heroísmo exclusivamente humano? Los perros de la guerra olvidados en la continuidad de las bombas. Se nos olvidan sus oídos reventados, se nos olvidan sus heridas abiertas, su sed, su llanto, se nos olvida que la guerra no es selectiva por mucha precisión que tengan los misiles.
Solo se habla de un tipo de devastación, pero...


¿En dónde están las cifras de los perros muertos?
¿A dónde van las cifras perdidas?

Poema Las Manos de los Muertos


El mar esconde a sus muertos. Porque lo de abajo tiene que quedar abajo”
-Alejandra Pizarnik


 
Las manos de los muertos.



Los sueños de un muerto no tienen imágenes
el rigor mortis las ha congelado
la belleza íntegra estacionada
el pelo crece, las uñas crecen
no han advertido a la muerte.

Un cuerpo como aposento de gusanos
que se entremezclan en lo que una vez
caminó esta tierra que hoy le cubre
respiró este aire que hoy le falta.

 Párpados violetas
de los muertos
que  no volverán a abrirse
para asistir a este mundo
 y sus sombras.

Las flores en las manos de los muertos
entre el frío de la muerte y la tierra
marchitas.

A los muertos los entierran
para que no se atrevan a pedir socorro.






 CR




Estado de Exilio, Cristina Peri Rossi




XXIII


Y vino un periodista de no sé dónde
a preguntarnos qué era para nosotros el exilio.
no sé de dónde era el periodista,
pero igual lo dejé pasar
El cuarto estaba húmedo estaba frío
hacía dos días que no comíamos bocado
sólo agua y pan
las cartas traían malas noticias del Otro Lado
“¿Qué es el exilio para usted?” me dijo
y me invitó con un cigarrillo
No contesto las cartas para no comprometer a mis parientes,
“A Pedro le reventaron los dos ojos
antes de matarlo a golpes, antes,
sólo un poco antes”
“Me gustaría que me dijera qué es el exilio para usted”
“A Alicia la violaron cinco veces
y luego se la dejaron a los perros”
Bien entrenados,
los perros de los militares
fuertes animales
comen todos los días
fornican todos los días,
con bellas muchachas con bellas mujeres,
la culpa no la tiene el perro,
sabeusté,
perros fuertes,
los perros de los militares,
comen todos los días,
no les falta una mujer para fornicar
“¿Qué es el exilio para usted?”
Seguramente por el artículo le van a dar dinero,
nosotros hace días que no comemos
“La moral es alta, compañero, la moral está intacta”
rotos los dedos, la moral está alta, compañero,
violada la mujer, la moral sigue alta, compañero,
desaparecida la hermana, la moral está alta, compañero,
hace dos días que sólo comemos moral,
de la alta, compañero,
“Dígame qué es el exilio, para usted”

El exilio es comer moral, compañero.







Obediencia, Cristina Peri Rossi



Hoy he sido una niña obediente
(una niña obediente de más de cuarenta años)
he seguido los consejos
del manual de desintoxicación
no he exigido mi dosis
no te he llamado por teléfono
ni siquiera he discado tu número para escuchar tu voz
y rebajar mi ansiedad
no te he escrito la vigésima carta sin respuesta
(ni siquiera la he enviado)
no he mirado tu fotografía
ni los mensajes de móvil archivados
no he hablado de vos con nadie
he dormido y no soñé contigo
he hecho los deberes
he ido al mercado
hablé con el vendedor
una sesuda conversación
acerca del precio de los tomates
que suben por la huelga de los camioneros
o por la huelga de la lluvia
le abrí la puerta del ascensor a una anciana,
un poco más anciana que yo
limpié la casa
quité el polvo de los muebles
y contesté un par de emails

Ahora, doctor, a las doce de la noche,
después de haber sido una niña obediente,
¿me puede decir qué hago?

Tómese una pastilla para dormir,
dirá el médico.

¿De modo que estoy haciendo una cura de desintoxicación
amorosa
para pasarme de los orgasmos a los somníferos?
Qué civilización estamos construyendo.


Laura Wittner, Epigrama





Dijiste algo y entendí mal.
Los dos reímos:
yo de lo que entendí,
vos de que yo festejara
semejante cosa que habías dicho.
Como en la infancia,
fuimos felices por error.

Dos poemas de María Sanz.





La profecía



Aunque ahora estos versos vaticinen
tu vida en sus metáforas, tan sólo
serán la voz que clame en el destierro
al que fuiste a parar, después que nadie
reconociese el eco de tus pasos
sobre tantos adioses. Un poema
dirá de ti la última palabra.
Para entonces, tal vez hayas vivido.





La memoria



Si quieres olvidar, si no te basta
con ahuyentar heridas y desprecios,
acuérdate del día en que un poema
te liberó del mundo y sus engaños.

Extracto entrevista a Michel Houellebecq





'Sobrevivir’ es un manifiesto, una declaración de intenciones sobre la base de su poesía, pero también sirve para sus novelas. La base de todo es el sufrimiento.
Sí. Sufro. Hay una incompatibilidad entre sentirse bien en el mundo y escribir sobre él. Escribir requiere un alejamiento. No hay escritores felices. Sufrimiento es dolor pero también esa sensación de extrañeza, sentirse ajeno a todo. Todos los vivos sufrimos de muchas maneras.
Pero ¿sufre tanto como antes?
Siempre tengo un sentimiento negativo hacia las cosas. El sufrimiento se me comería crudo si no le pusiera una estructura, si articulo ese dolor en un poema estoy salvado. El poeta bascula entre la amargura y la angustia, y a veces experimenta un momento de remisión que le permite crear.
¿Dónde se encuentra usted ahora?
Soy ciclotímico. En un mismo día atravieso lo más alto y lo más bajo. Puedo pasar de un estado a su contrario en menos de una hora, así que esa pregunta no tiene sentido para mí.

¿Y la timidez?
Es una gran fuente de enriquecimiento interior, un desfase entre la voluntad y el acto que desencadena unos procesos mentales interesantes. Sin ese desfase, seríamos animales. La timidez es ideal para un poeta.
No sé si conoce a Leopoldo María Panero, pero es inevitable pensar en él cuando habla de que el poeta hace equilibrios en el límite de la cordura.
No lo conozco. Pero yo mismo no estoy muy lejos de perder la cabeza, me siento en el límite de ciertas cosas. No soy capaz de hacer vida social, aunque haciendo un esfuerzo consigo un poco integrarme, sin dejar de parecer raro. Y la psiquiatría es peligrosa porque puede embrutecerte también.

Sobre su última novela, ‘El mapa y el territorio’, dicen que está usted más domesticado.
Antes era extremadamente insolente, lo sacrificaba todo a la energía; en ese libro, lo sacrifiqué todo a la armonía. Antes echaba cubos de agua helada a los lectores, ahora mi deseo era que el lector se endormiscara dulcemente. Antes sonaba como un conjunto punk, y ahora soy más Pink Floyd.

¿Podría vivir sin escribir?
Perfectamente. Escribo por vanidad y, si no me van a publicar, pues ¿para qué? Tengo una tendencia muy fuerte a la inactividad. En cambio, no podría vivir sin leer novelas.


Poema de Mariel Manrique



Ahora soy la máscara ritual
que agradece la industria cosmética.
Tus hormonas morbosas se encabritan
un rato. Soy tu muñeca, tu sedosa cosita.
Qué rápido se olvida
la provisoriedad de las metamorfosis.
Del carnaval de Venecia queda el papel picado.
Sombras apresuradas
absorbidas por los ángulos de niebla.
Es como si no hubiera existido la fiesta,
sino las sobras y los platos sucios
después de despedir al último invitado.
A la hora en la que retroceden los vampiros,
ya no seré tu Marylin.
Porque en estado salvaje
me habrás corrido el rimmel,
despintado los labios,
lavado de accesorios y carnadas.
Con el pelo revuelto,
sin push-up, sin encajes,
sin sala cinematográfica a la vista,
te asomarás al abismo del aro.
Un inmisericorde rayo de sol
se posará en mis pómulos.
Advertirás mis medidas incorrectas,
mi cicatriz, mis tobillos dispares,
el mapa irreversible de mis pecas.
Se habrá fugado la pin-up.
Y tus pies tendrán que decidir.

Un poema de Elena Jordana


Tango

Soy esa borrachera que necesitás a mitad de año
cuando el
aguinaldo
las vacaciones
el ascenso
aún están lejos
soy la nota
disonante
que te ayuda a sobrellevar esa armonía monótona
que decís que es
tu vida
soy ese minuto de locura
que te permite aguantar el resto de la
hora
el elogio dicho con firmeza tal que descarta tu duda
la urna en que
depositas tus lastimeros "vos no sabés"
tus pequeñas frustraciones
cotidianas
tus:
el café está frío
quién me abrió esta carta
otra vez
la cuenta del gas

soy la que despierta los rincones más inéditos de
tu piel
la que te hace decir:
con vos me siento otra vez un
colegial

soy
en otras palabras
esa mujer que te llevás
a un hotel
en una noche de borrachera
y a quien te olvidás de
preguntar su nombre
o si podrás volverla a ver algún día.

Un poema de Rosario Castellanos



No, no es la solución
tirarse bajo un tren como la Ana de Tolstoi
ni apurar el arsénico de Madame Bovary
ni aguardar en los páramos de Ávila la visita
del ángel con venablo
antes de liarse el manto a la cabeza
y comenzar a actuar.

Ni concluir las leyes geométricas, contando
las vigas de la celda de castigo
como lo hizo Sor Juana. No es la solución
escribir, mientras llegan las visitas,
en la sala de estar de la familia Austen
ni encerrarse en el ático
de alguna residencia de la Nueva Inglaterra
y soñar, con la Biblia de los Dickinson,
debajo de una almohada de soltera.

Debe haber otro modo que no se llame Safo
ni Mesalina ni María Egipciaca
ni Magdalena ni Clemencia Isaura.

Otro modo de ser humano y libre.


Otro modo de ser.

El amor, el amor, un poema de Michelle Houellebecq


En un cine porno, unos jubilados cascados
Contemplaban, escépticos,
Los retozos mal filmados de dos lascivas parejas;
No había argumento.
He ahí, pensaba yo, el rostro del amor,
El auténtico rostro.
Algunos son seductores, y seducirán siempre,
Y el resto sobrevive.
No existe ni el destino ni la fidelidad,
Sólo cuerpos que se atraen,
Sin sentir ningún apego ni, desde luego, piedad,
Uno juega, y después destroza.
Algunos son seductores y por lo tanto muy amados;
Sabrán lo que es un orgasmo.
Pero hay tantos otros cansados y sin nada que ocultar,
Ni siquiera un fantasma;
Si acaso, una soledad agravada por la impúdica
Alegría de las mujeres;
Si acaso, una certeza: “Eso no es para mí”,
Un oscuro y pequeño drama.
Con certeza morirán un poco desengañados,
Sin ilusiones poéticas;
Practicarán a conciencia el arte de despreciarse,
Será algo mecánico.
Me dirijo a todo aquel que nunca haya sido amado,
Que nunca supo gustar;
Me dirijo a los ausentes del sexo liberado,
Y del placer corriente.
No temáis, amigos, vuestra pérdida es mínima;
El amor no existe en ninguna parte.
Sólo es una broma cruel de la que vosotros sois víctimas,
Una jugada de  experto

martes, 27 de agosto de 2013

Fragmento "Las Manos Sucias" de Sartre



¡Cómo te agarras a tu pureza, pequeño muchacho! Y bien ¡Continúa siendo puro! ¿Para qué servirá eso y para qué te has metido entre nosotros? La pureza es una idea de fakir y de monje. Ustedes, los intelectuales, los anarquistas burgueses, la toman como pretexto para no hacer nada. No hacer nada, permanecer inmóviles, apretar los codos contra el cuerpo, llevar los guantes, puestos! Yo tengo las manos sucias. Hasta los codos. Yo las he manchado con mierda y con sangre.

Fragmentos de Max Aub

America Latina saborea la suerte de haber contado con tantos exiliados. 









1. 

   “Después de todo, nada.  Me mandó al demonio; me voy.”




2. 


\     “En todo suicidio hay un asesino que nunca es el suicida.”






     3. 
    "No se culpe a nadie de mi muerte. Me suicido porque de no hacerlo, seguramente, con el tiempo, te olvidaría. Y no quiero”



    4. 
    “Era bizco y yo creí que me miraba feo. ¡Y me miraba feo! A poco aquí a cualquier desgraciado muertito lo llaman cadáver …”



5. 
“… Yo no mato a nadie, tú no matas a nadie,
él no mata a nadie, nosotros matamos a todos,
vosotros nos matáis, ellos se entrematan solos…”



6. 
"Límites y fronteras
se agostarán un día"



7. 
"La playa es orilla
De la mar y de la tierra,
nunca frontera:
Nada separa,
Nada se para.
Palabra."



8. 
Dice el hombre: dulce
y sabe lo que es.
Dice el hombre: sal
y sabe lo que es.
Dice el hombre: verga
y sabe lo que es.
Dice el hombre: Dios
y sabe lo que es.
Pero dice muerte
y nadie lo sabe.

Y está detrás y delante.