Buscador

sábado, 7 de septiembre de 2013

Chantal Maillard, fragmentos


1.
Para oír al pájaro es preciso acallar las voces que vuelven opacos los cielos e impiden la mansedumbre. -¿La mansedumbre? ¿Acaso el cansancio y el dolor que sacuden el cráneo no bastan para hacernos saber que vivir erguidos es un contrasentido, que arrastrarse es la condición de todas bestia en su terror, que nada nos librará del espanto de existir sabiendo que hay un fin y -¡oscura paradoja!- que ese fin, solamente ese fin pondrá termino al terror de sabernos, entre todos, terminales?

Pintura Aleksandra Waliszewska



2.
Ninguna ciudad me contuvo al modo en que la sangre.
Pero habité personas. Una anciana, por ejemplo.
Deambulé sin extrañeza por las arrugas de su piel.




3. 
Hay demasiado aún para perderse del todo.



4.
Por no llorar adentro
tan a escondidas
escribir.





5.
No medirás la llama con palabras que encubren
los viejos sentimientos de los hombres.



6.
Siempre he querido tocar el alma de aquellos a quienes he querido, y la carne me ha parecido el camino más directo.




7.
Dejemos las cosas donde deben estar: el infinito, en su imposible; lo cotidiano, en su repetición.



8.
No existe el infinito:
el infinito es la sorpresa de los límites.



9.
Como se bebe la sangre de un dios después del sacrificio.



10.
Y mi vida es ese pájaro pegado al cable de alta tensión, después de la descarga.


No hay comentarios :

Publicar un comentario