Buscador

domingo, 20 de julio de 2014

10 de Julio cortázar

Lo lees, lo relees y no para de sorprenderte.


Julio y su gato.


1.
Por lo demás hay que ser imbécil, hay que ser poeta, hay que estar en la luna de Valencia para perder más de cinco minutos con estas nostalgias perfectamente liquidables a corto plazo.


2.
Cuando a un cronopio le rompen el corazón, llora un poco y luego un poco más.


3.
También los silencios atan. (Carta dirigida a pizarnik)


4.
No renuncio a nada, simplemente hago lo que puedo para que las cosas me renuncien a mi.


5.
Tenemos que obligar a la realidad a que responda a nuestros sueños, hay que seguir soñando hasta abolir la falsa frontera entre lo ilusorio y lo tangible, hasta realizarnos y descubrirnos que el paraíso estaba ahí, a la vuelta de todas las esquinas.


6.
Un cronopio es un dibujo fuera del margen, un poema sin rimas.


7.
Oí, esto sólo para vos, para que no se lo cuentes a nadie. Maga, el molde hueco era yo, vos temblabas pura y libre como una llama, como un río de mercurio, como el canto de un pájaro cuando rompe el alba, y es dulce decírtelo con las palabras que te fascinaban porque no creías que existieran fuera de los poemas, y que tuviéramos derecho a emplearlas. Donde estarás, donde estaremos desde hoy, dos puntos en un universo inexplicable, cerca o lejos, dos puntos que crean una línea, dos puntos que se alejan y se acercan arbitrariamente.


8.
Si se pudiera romper y tirar el pasado como el borrador de una carta o de un libro. Pero ahí queda siempre, manchando la copia en limpio, y yo creo que eso es el verdadero futuro.


9.
Y no te olvides; sólo una cosa es necesaria: Todo.



10.
Porque aunque hiciéramos tantas veces el amor, la felicidad tenía que ser otra cosa, algo más triste que esta paz y este placer. 


- Julio Cortázar


No hay comentarios :

Publicar un comentario