Buscador

martes, 23 de septiembre de 2014

Tengo un par de mentiras que contarte

Photo by A.C.



En un país donde todo se ha perdido
escucho que llaman a la vida su único refugio
no saben de la muerte más de lo que desean
y es que les da miedo:
la oscuridad les aterra, 
le hacen llorar los finales,
les da miedo la tierra;
la tierra que por cristianos
les han prometido sus ancestros.
Pero saben que la muerte es la única posibilidad
de explicar la vida
no lo dicen en voz alta, claro está,
en voz alta callan
con ojos llenos de esperanza ingenua
y con nobleza,
esa nobleza de contarle a la eternidad su final
se le cuenta el tiempo ¿sabes?
pero no saben qué es el tiempo
porque también les da miedo.
Y a mí que solo me interesa aquello que pueda herirme
y ellos que se consuelan con la rutina cálida
de mirar la TV por las tardes
un trago de cognac de recompensa
yo tragos de gin tonic por mero hábito
se les habla de polvos a quienes solo saben de llantos
y tormentas.
Sigue adelante verás lo que yo no he vuelto a ver
 me dice un viejo sentado en un rincón,
lleva un cartón en el que promete buenas historias
por un par de monedas.
Todos tenemos un ritmo propio para sufrir
el mío es rápido y ágil
el del viejo va más lento 
como si le pesara su sabiduría.
Se voltea y me dice:
la ansiedad se controla 
cuando comprendes que la tragedia
 que esperabas ya pasó
ya lo hemos perdido todo
no hay nada más que perder.
No hay consuelo posible para un luto entendido
no hay lenguaje que explique el dolor
-es la región histérica de Barthes-
donde el lenguaje es demasiado o es poco
el lenguaje engaña y miente,
es nuestro espejo.
Pero el viejo y los otros 
desaparecerán algún día,
muertos o no,
se volverán ajenos a la existencia 
que sigan llevando,
muertos de frío
muertos de miedo
pero abriéndole los brazos al sol
abriendo sus bocas a la lluvia
pateando la cronología histórica
que los ha hecho esclavos.
Verán la libertad pasar de largo
y no la reconocerán
Verán a la pasión
y preferirán quedarse con su fotografía
¿Y cómo culparlos?
si somos los mismos
nos convertiremos en lenguaje
y seguiremos siendo
igual de incompletos
alucinando otros mundos.
Se vuelve sí.
Se vuelve porque se sabe
que solo en el pasado se fue suficiente.


CR



No hay comentarios :

Publicar un comentario