Buscador

jueves, 4 de diciembre de 2014

Aún no se acaba, poema en Nalgas y Libros





Aún no se acaba                             

                                 Para Colin


A nuestra edad sabemos que nada es para siempre
así que saltamos arriesgando nuestro esqueleto
para sentir la furia y la rabia antes del fin;
cuando estamos a punto de tocar el suelo, nos reimos.
Luego cuento los golpes en tu espalda
y tú cuentas los míos
el dolor nunca se sintió tan bien:
una vez más – diremos
aún no se acaba.

Nadie me dijo que el destino
tenía tu rostro.

Te veré de nuevo
en el futuro
o en algún otro lugar
en un café, en la calle, en un cuarto oscuro
te reconoceré leyendo Kundera a la sombra de un árbol
veré tu sonrisa sobre un puente
Sonreirás burlonamente mientras te vas
sabiendo que te haré el amor
hasta morir juntos en una isla remota.

¿Qué puede significar la muerte después de esto?

No te conozco ni te conoceré
pero veré tu rostro en todos los rostros de todos los extranos por venir
esa es la predecible enfermedad del amor
una infinita repetición del objet petit a
seguiré intentando encontrar tu mirada
en todos lados
como un junkie sin dientes
que ha perdido esperanza en todo
salvo en su búsqueda.


Y probaré cuerpos y escupiré a sus pies
cuando descubra que el olor no es el tuyo
que sus ojos no son los tuyos
que su roce no es tu roce
y abandonaré cadáveres
buscando, buscando
Y te escribiré hasta que la ausencia
de lenguaje me hiera
hasta que me canse
de escribir tu nombre.


Debes entenderme
yo ya  he perdido contacto
con todas las que fui
antes de que llegaras
no hay lugar donde volver
y tú eres lo único que queda
entre este frío y yo.


El olvido será otra cosa:
 una colección de recuerdos.
El futuro
ah!
un grito de rebelión
en su contra.


Para poder amarnos
-como lo hemos hecho-
ocurrió toda una colección
de pequenas coincidencias
una noche tú decidiste quedarte
esa noche yo decidí ir
un texto y eso no habría pasado
una llamada y te habrías ido
un e-mail no enviado y toda esta historia
sería parte de todas las historias
que debieron suceder pero nunca lo hicieron.


Y sobrevivimos al amor
como el que sobrevive una catástrofe aérea:
pelo desordenado, zapatos rotos
y una expresión de shock en nuestros rostros
y nos disculpamos por esperar tanto tiempo
para sentir tanto.


Gelman dijo:
No es para quedarnos en casa que hacemos una casa,
no es para quedarnos en el amor que amamos
.’
Y puede que sea verdad,
pero amo al que eres ahora
y al que serás
amo al que encontré
y al que encontraré.

Una vez más – diremos -
aún no se acaba.


CR


No hay comentarios :

Publicar un comentario