Buscador

martes, 24 de noviembre de 2015

Nota de un Martes

Tumblr.com


Complacer a otros es una forma de condena muy distinta a las otras, ningún factor externo la impone. Al contrario es completamente voluntaria. Complacer es otra forma de mentir. Al cabo de un tiempo no hay más alternativa que el escape. Asesinar aquello que nos ate a aquellos que quisimos complacer. Hay una suerte de rendición en esa acción, el verdadero crimen no es matar, el crimen es aquello que matamos. Al final, no es el objeto sino el sujeto de la acción lo cuestionable. 

Para entender ciertas cosas realmente hay que psicoanalizarse, recorrer las preguntas, no encontrar las respuestas, recorrer las preguntas una vez más. 

La violencia es simplemente no poder decir. Si no puedo usar el lenguaje para expresarme: mato. No somos tan terribles los humanos, peor es el lenguaje. 

Supe que tenía muchas cosas por cambiar cuando pensé que había muerto y me dio pena morir así.

Complacernos para evitar el cambio es un castigo.

En el 68, Sartre fue detenido durante las protestas, el presidente de Gaulle le absolvió diciendo "Uno no mete preso a Voltaire".
Sartre y Voltaire llegaron a ser quienes fueron porque jamás se les ocurrió complacer a nadie, ni siquiera a ellos mismos. De lo contrario, no habrían podido escribir, ¿Quién puede con tanta carga?


CR- VocalesV

domingo, 22 de noviembre de 2015

Knausgaard...



For the heart, life is simple: it beats for as long as it can.

- Karl O. Knausgaard (1968, Oslo Norway)

Nota de domingo

Tumblr.com



En Amazon comienzan los pedidos para la versión traducida al inglés de Extracción de la Piedra de La Locura. I'm mad, I'm mad, I'm mad. 
Como una novia loca, poseída por los celos, no quiero que nadie obtenga su grandioso tesoro. Amazon la describe como un "hidden treasure" y mis venas huyen del cuerpo. La política del mainstream toca su tumba y ella ni quiere ni puede evitarlo. 
Mi obsesión es obscena, pero para qué contarles de su espíritu y de aquello que veo en el espejo y en los charcos y en los mares... no me creerían. 

Sesión psicoanalítica mañana a las 6. Él dirá que tengo un perverso encanto por lo prohibido.

CR - VocalesV


Fragment from My Struggle, Karl O. Knausgaard




And death, which I have always regarded as the greatest dimension of life, dark, compelling, was no more than a pipe that springs a leak, a branch that cracks in the wind, a jacket that slips off a clothes hanger and falls to the floor.


-Karl Ove Knausgaard (1968, Oslo Norway)


miércoles, 18 de noviembre de 2015

Las flores tampoco

Tumblr,com


Las almas, ¿A dónde van las almas? A un oscuro laberinto, a un bosque, al mar? O es que vuelven a casa con nosotros los vivos, cabalgando sobre las alas de las monarcas, que les muestran el camino? Lluviosos días de Noviembre, el viento frío no nos deja llorar, los muertos vuelven.
¡Ah! Pero no hay nada más difícil que el retorno.


On doit apporter les fleurs à nos morts, il y a lieu de rappeler que nous sommes vivants, on peut faciliter le retour des esprits sur la terre, il faut qu’on ne oublie pas des bougies qu’apportent la lumière..  et les os, aussi, pour les héros, beaucoup d’os pour eux.


Un padre convence a un niño que las flores podrán contra las balas. La niña que fui también quiere creerle.


Otro padre intenta meses antes convencer a otro hijo de volver, cruzando fronteras, llenas de tierra y de miedo. Su hijo vuelve meses después, solo para irse de nuevo, esta vez para siempre y llevándose a otros con él.
Una francesa vuelve de Siria cruzando la frontera, lleva a su hijo de seis meses y una sonrisa en el rostro: su esposo está aprendiendo a ser un suicida, una bomba humana, la muerte a domicilio. Se siente contenta, pronto será un martir, un héroe ... muerto como los que morirán con él sin tener opciones. 


Los muertos: hay muertos que no nos pertenecen. Es dificil imaginar los finales, pero hay cosas más dificiles, muchas más, reconocer un cadáver conocido; contar el adiós antes de caer; una llamada que nadie contesta, porque ya no hay nadie para contestarla. 


J’ai peur, j’ai peur, j’ai peur


Hay situaciones que están más allá del lenguaje, pues las palabras no podrían explicar la completa barbarie sin dejar la descripción incompleta, qué se puede decir, salvo entonar el himno de un país extranjero que termina sintiéndose propio. La muerte no entiende de límites geográficos, pero las flores tampoco. 


- CR VocalesV


viernes, 13 de noviembre de 2015

Viktor Frankl in a few words


Another survivor of Auschwitz and Dachau



When a man finds that it is his destiny to suffer, he will have to accept his suffering as his task; his single and unique task. He will have to acknowledge the fact that even in suffering he is unique and alone in the universe. No one can relieve him of his suffering or suffer in his place. His unique opportunity lies in the way in which he bears his burden.


- Viktor Frankl ( Austria, 1905-1997)



Fragmento Primo Levi, Survival in Auschwitz

I had already shared this one, but it is ever so beautiful and truthful...

Primo Levi

Then for the first time we became aware that our language lacks words to express this offence, the demolition of a man. In a moment, with almost prophetic intuition, the reality was revealed to us: we had reached the bottom. It is not possible to sink lower than this; no human condition is more miserable than this, nor could it conceivably be so. Nothing belongs to us any more; they have taken away our clothes, our shoes, even our hair; if we speak, they will not listen to us, and if they listen, they will not understand. They will even take away our name: and if we want to keep it, we will have to find ourselves the strength to do so, to manage somehow so that behind the name something of us, of us as we were, still remains.

We know that we will have difficulty in being understood, and this is as it should be. But consider what value, what meaning is enclosed even in the smallest of our daily habits, in the hundred possessions which even the poorest beggar owns: a handkerchief, an old letter, the photo of a cherished person. These things are part of us, almost like limbs of our body; nor is it conceivable that we can be deprived of them in our world, for we immediately find others to substitute the old ones, other objects which are ours in their personification and evocation of our memories.


Imagine now a man who is deprived of everyone he loves, and at the same time of his house, his habits, his clothes, in short, of everything he possesses: he will be a hollow man, reduced to suffering and needs, forgetful of dignity and restraint, for he who loses all often easily loses himself. He will be a man whose life or death can be lightly decided with no sense of human affinity, in the most fortunate of cases, on the bases of a pure judgment of utility. It is in this way that one can understand the double sense of the term “extermination camp,” and it is now clear what we seek to express with the phrase: “to lie on the bottom.



- Primo Levi (Turin, 1919-1987)


Two fragments Primo Levi




1. 


Visitor, look at what remains of this camp and ponder. Whichever country you come from, you are not a stranger. Let your journey not be in vain, let not our deaths be in vain. May the ashes of Auschwitz serve as a warning to you and to your children; ensure that the horrendous fruit of hatred, whose traces you have here seen, do not give up new seed, tomorrow or ever


2.

The sea’s only gifts are harsh blows and, occasionally, the chance to feel strong. Now, I don’t know much about the sea, but I do know that that’s the way it is here. And I also know how important it is in life not necessarily to be strong but to feel strong, to measure yourself at least once, to find yourself at least once in the most ancient of human conditions, facing blind, deaf stone alone, with nothing to help you but your own hands and your own head…



- Primo Levi (Turin, 1919-1987)


jueves, 12 de noviembre de 2015

Escrito con un Nictógrafo. Poema de Arturo Carrera, en voz de Alejandra Pizarnik




El escriba ha desaparecido
Señaló el sitio vacío
donde los muertos se divierten
La noche penetrando
y el glande inflado de tinta, penetrando
hacen el mismo ruido
que la muerte penetrando
Asisto a su duración en lo instantáneo
SILENCIO DESORBITADO
su fiesta en lo opaco, en lo pleno, en lo plano
la atención lleva un blanco en la frente
lleva una capa de lirones
despiertos
es la época en que la muerte entra muda
Mudo mi cuerpo
Yo me impongo en tu muerte
Yo me guarezco tu muda
tiempo de atenuación
tiempo de purificación
tiempo de lluvias constantes
lo insensible vibra
lo insensible soporta la noche
brota flores en mitad de la noche
en mitad de la página
sobre la panza de la muerte
la orfandad lleva un blanco en la frente
E L P O E M A S E A B R E
esa es tu fuerza
la orfandad es fascinada comandada
Subida a la barca invadida y hundida de muertos
Yo en la prosa de tu libro
En el barco de los muertos
Entre volúmenes huecos mi cuerpo grafía
a otro páramo
descargando letras huesos huecos
El poema se abre
Esa es tu fuerza
El poema toma contacto
Se desliza con brazos extendidos
por las dos orillas
esa es tu fuerza
Me hablabas de una trampa del lenguaje
el poema se abre
SALTAN TUS MUERTOS
C L O W N S
D A N Z A S
interferencia de danzas
palimpsesto de danzas
en lo oscuro
la oscuridad polarizada
Y danzas
Como las danzas de las abejas
invariables
te atraen con sus movimientos mociosos
para extenuar un lugar
para desocultar otro lugar
para fingir invadir para informar
DANZAS
vos estás dictás dilectismos
espacios acopiados sismos
estos muertos son míos
(señalando las palabras)
estos muertos son míos.


- Arturo Carrera (Buenos Aires, 1948)


miércoles, 11 de noviembre de 2015

Fragmento del Diario de Pizarnik1962

Ale, por Marc Caixas



No obstante, cuando leo y escribo con ganas, mi vida no me parece pobre. Todo lo contrario. Lo que me hace sentir pobre e idiota es compartir el ritmo de la llamada <gente normal>, como ahora, por ejemplo, en que los otros nadan, navegan, toman sol, hablan de cosas intrascendentes, comen y beben con gusto... 
Otra cosa que me dolió fue encontrarme ayer con Marguerite Duras, feliz con sus cuatro baños diarios en el mar, hablándome de sus amigos, de su hijo, de su perro, de comida, de autos sport, y todo comentado sin angustia, sin frases definitivas, sin literatura, como lo hace alguien que pertenece a este mundo y participa plenamente de él. Y yo siempre tan lejana, tan al borde del abismo, sintiendo un dolor agudo cuando me baño en el mar, sufriendo bajo los rayos del sol, queriendo morir de tristeza cuando juego con los niños de X., sintiendo con todas mis fuerzas que no puedo vivir, que estoy tensa y deshecha, un despojo humano, una depresiva ni siquiera maníaca pero inapta para todo.Vida frágil, absurda, cómica, triste. Hagas lo que hagas, aunque escribas la Divina Comedia, seguirás siendo alguien muy ridícula, muy melancólica, pintoresca y graciosa durante unos minutos, fatigante y atrozmente aburrida en la convivencia diaria.



- Alejandra Pizarnik (Diarios, 1962)


lunes, 9 de noviembre de 2015

Fragmento del diario de Alejandra Pizarnik 1962

Alejandra Pizarnik


Todo me resulta difícil. Aun volverme loca. Quizá pasa con la locura como con el suicidio: una vez que se tuvo miedo...

Pero anoche. Anoche estaba la imagen de Emilia muerta. Y su hermano le cubría la boca con la mano para que no la viesen sonreír los que se acercaban al féretro. Pero cuando yo fui, cuando vi su mano blanca, sudorosa, que temblaba sobre el rostro de cera de Emilia, él apartó la mano y yo vi los labios negros y los dientes como de una materia amenazadora. Y después supe que el hermano enloqueció. Y una vez lo vi en una esquina mostrando su sexo a las niñas que salían del liceo. Cuando me vio dejó de sonreír y se dirigió a mi encuentro. Corrí, él me seguía con su mano cubriéndose la boca. Yo tenía trece años.

- Alejandra Pizarnik (Diarios 1962)



domingo, 8 de noviembre de 2015

Lo que no se escribe, no existe CR



Lo que no se escribe no existe. Lo que no se mata tampoco. Ya lo ves, ni tú ni yo hemos muerto, teniendo la muerte a nuestro alcance, ¿qué clase de decisiones hemos tomado? ¿en qué hemos perdido el tiempo? Hay una jaula en el lenguaje que no se abre para dejarme entrar, que no entiende de sacrificios personales y aborrece la estafa. Esa jaula no se abre para nosotros los impostores, no- se-abre. No hay nada que arreglar, ni hay nada que romper y ese es el peor de los limbos, de allí no se puede desaparecer, ¿qué clase de prisión hemos escogido? L’arrêt de mort. Por una vez seré vida y créeme, no querrás recordarlo.

Hay que agotar la existencia para poder escribir una sola línea que valga la pena. Una vida entera por una línea, un trueque justo y sensato. Hay un espacio en el lenguaje que no entiende de tiempos, pronunciamos las palabras muy temprano o demasiado tarde y allí se quedan sin poder existir por excesiva rapidez o lentitud, ambos extremos son consecuencias de la dinámica humana, quisiera poder nombrar algo que no dañemos, pero tan solo al nombrarlo ya estoy dañando otras cosas.

Es fácil imaginar un final, lo dificil se encuentra en otras cosas: en la biblioteca de un muerto, en los cajones de un muerto, en la ropa de un muerto.

Yo quisiera separarme como lo hace el lenguaje de su autor, transformarme en aquello que me escribo. Si escribo pájaro, me convierto en pájaro y vuelo; si escribo amor ¿aprendo a amar?


Ayer soñé que había muerto e incluso al morir estuve ausente. 


- CR, VocalesV




viernes, 6 de noviembre de 2015

Maurice Blanchot Fragment from Literature and Death


I was thinking that since the "written thing" is such a big part of an author, and one always tries to protect it from the outside, what justifies its publication, the showing off of what we write in social media, blogs, magazines, why is it so important for some to show what they write, why don't we just write a journal and keep it as a personal file, instead we make it public, why? Especially when most of us know that whatever we write, whether good or bad, is in a big sense 'ourselves', what we write is what we created, not whatever is being sold, marketed, praised or demolished... So I reread Blanchot and as always, he gave me some answers: 

Blanchot on Literature and Death...


But then where does the work begin, where does it end? At what moment does it come into existence? Why make it public if the splendor of the pure self must be preserved in the work, why take it outside, why realize it in words which belong to everyone? Why not withdraw into an enclosed and secret intimacy without producing anything but an empty object and a dying echo? Another solution –the writer himself agrees to do away with himself: the only one who matters in the work is the person who reads it. The reader makes the work; as he reads it, he creates it; he is its real author, he is the consciousness and the living substance of the written thing; and so the author now has only one goal, to write for that reader and to merge with him. A hopeless endeavor. Because the reader has no use for a work written for him, what he wants is precisely an alien work in which he can discover something unknown, a different reality, a separate mind capable of transforming him and which he can transform into himself. An author who is writing specifically for a public is not really writing; it is the public that is writing, and for this reason the public can no longer be a reader; reading only appears to exist, actually it is nothing. This is why works created to be read are meaningless: no one reads them. This is why it is dangerous to write for other people in order to evoke the speech of others and reveal them to themselves: the fact is that other people do not want to hear their own voices; they want to hear someone else’s voice, a voice that is real, profound, troubling like the truth.


A writer cannot withdraw into himself, for he would then have to give up writing. As he writes, he cannot sacrifice the pure night of his own possibilities, because his work is alive only if that night –and no other – becomes day, if what is most singular about him and farthest removed from existence as already revealed now reveals itself within shared experience. 


- Maurice Blanchot (France, 1907- 2003) 


We are... Carl Sagan quote




We are like butterflies who flutter for a day and think it's forever.


- Carl Sagan