Buscador

lunes, 28 de diciembre de 2015

Una mujer se arroja al vacío, CR- VocalesV

    

   
    Una mujer se arroja al vacío evitando las miradas extrañas
se induce el placer y el dolor en medidas más o menos iguales,
cada vez que puede, se queda contemplando un viejo cuadro de Rembrandt
escondido en el ático de una vieja casona a la que suele ir
para volverse triste.
Pocas veces tiene el tiempo suficiente y se entrena en la vida
para pasar desapercibida por debajo de los puentes.
Hay un tono de tristeza en la forma en que camina,
que no lo esconden las botas, ni el abrigo negro escarchado de lluvia,
cómo explicarle que han pasado los años
y el tren sigue vacío .

Más difícil que su tristeza es su esperanza
de rostro oscuro y sonrisa de niño enfermo.
Sus dedos que vomitaban palabras
se han quedado callados
y el silencio asciende en la noche sobre los ríos
que ella transitó.
Carabelas fantasmagóricas confirman su linaje
y el vinagre espeso de sus lágrimas.
La tierra llora lo que no vio nacer
y es triste, es tan triste que las gaviotas
han parado de volar y tocan tierra en donde ya no hay comida.
Qué decirle a los otros,
Cómo escribir una comedia de una vida tan trágica.
Es difícil mirarse al espejo y no saber a quién matar.
Es difícil arrojarse y no encontrar al viento.
Es díficil ahogarse y aprender a nadar.

Hombres árboles se plantan frente a ella,
dicen que buscan pero no quieren encontrar nada
y si no quieren encontrar entonces no están buscando.
Citan a Sartre, pero no lo han leido,
amenazan con arrojarse al mar
pero solo se adentran hasta el lugar donde
 la salvación esté al alcance de sus bocas.
Y frente a ellos, matar se convirtió en un acto compasivo.
Hombres-espejos de los vicios más ridículos.

¿Qué jurabas entonces, arrodillada sobre la piedra mojada,
desatando tus botas lentamente bajo la fría llovizna?
Tu recuerdo es eterno, así como tus labios,
tu mirada inquietante, tu silencio.
Llevabas entre las manos una foto,
tu espalda desnuda exigía
un cambio de edad para alterar tu identidad.
Nos dijeron entonces que sonreías
y un pájaro anidaba en tu ojo izquierdo,
delante de tu cuerpo flotaban pedazos de existencia
de tu memoria obstinada que no expira.

      La ciudad está llena de luces, la gente sigue llena de ego
y una mujer se arroja al vacío ...
deshinchándose.



CR- VocalesV


\

No hay comentarios :

Publicar un comentario